Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Medidas drásticas para los grandes infractores

¿Puede quedarse mi coche la DGT si reincido en alguna infracción?

Las infracciones de tráfico más graves no se sancionan únicamente con multas económicas o retirada del permiso de conducir, sino que las medidas pueden ir más allá.

Publicidad

Entre las infracciones más graves que un conductor puede cometer al volante de un vehículo se encuentran, por ejemplo, el circular con el vehículo sin estar asegurado, circular superando ampliamente los límites de velocidad, circular bajo la influencia severa del alcohol (superando la tasa considerada de delito, 0.6 g/litro en el caso de un conductor normal) o conducir tras haber consumido cualquier tipo de droga o estupefaciente.

Cuando un conductor es detectado cometiendo infracciones de este tipo es habitual que pierda el carnet durante un determinado periodo de tiempo que suele determinar el juez de turno que se encargue del caso. Cuando el tiempo ha pasado y la condena se ha cumplido, el infractor puede volver a recuperar el carnet de conducir y, por tanto, volver a conducir.

¿Puede la DGT quedarse mi coche por culpa de mis infracciones?

Sin embargo, en ocasiones las infracciones son tan severas que no sirve con retirar el carnet de conducir o imponer una importante sanción económica, sino que la Dirección General de Tráfico, la ley, deben ir más allá. ¿Es posible por tanto que un conductor vea cómo se queda sin su coche por haber cometido ciertas infracciones relacionadas con el tráfico?

La respuesta es bien sencilla: con el Código Penal en la mano, es posible el comiso del vehículo en determinados casos de manera que sí, puedes quedarte sin tu coche si eres un infractor reincidente y te has saltado la ley de manera muy severa en varias ocasiones, tal y como establece el Artículo 127.1 del Código Penal: "la pena que se imponga por delito doloso podrá suponer la perdida de de los efectos que de ellos provenga, además de los bienes, medios o instrumentos con que se haya preparado o ejecutado".

Poniendo un ejemplo muy claro, si un conductor ha sido detectado conduciendo bajo los efectos del alcohol en reiteradas ocasiones sin que exista propósito de enmienda, el juez encargado de su caso puede decretar el comiso del vehículo, de manera que éste deja de ser propiedad del infractor.

Publicidad