Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

¿Qué sucede en estos casos tan especiales?

He tenido un accidente sin ITV: ¿va a cubrir los gastos mi seguro del coche?

Las obligaciones de los propietarios de un coche privado son varias, y entre ellas se encuentra suscribir un seguro y pasar la ITV del vehículo.

Publicidad

Con la llegada de la pandemia millones de vehículos se quedaron sin poder pasar la ITV, un problema que, pese a que las diferentes limitaciones de movilidad y restricciones de acceso son cada vez menores, sigue afectando a millones y millones de conductores que, cada día, siguen circulando con su coche sin haber superado la correspondiente inspección.

Además de acudir a las ITV, otra de las obligaciones que tenemos todos los propietarios de un vehículo es la de suscribir un seguro que cubra nuestras responsabilidades en caso de un hecho fortuito como un accidente, sea o no nuestra culpa. Sin embargo, cada vez es más frecuente encontrarse con un caso, cuanto menos, complicado: el de un accidente en el que al menos uno de los vehículos implicados no tiene la ITV en vigor. ¿Qué sucede en ese caso? Dos son los posibles escenarios:

1. Mi coche no tiene ITV pero no es el culpable

Pongámonos en el escenario de un siniestro en el que mi vehículo ha resultado dañado, pero no ha sido nuestra culpa. Nuestro vehículo, recordemos, no tiene ITV. ¿Qué va a pasar entonces? En principio, nada: los daños que nos han sido ocasionados serán reparados y compensados en su debida forma, aunque es posible que nos enfrentemos a una sanción por parte de las autoridades por circular o estacionar nuestro vehículo en vía pública sin tener la ITV en vigor.

2. Mi coche no tiene ITV y, además, soy el responsable del siniestro

Lamentablemente, hemos sufrido un accidente y es nuestra responsabilidad. En ese caso, la situación se complica: si sólo somos nosotros los implicados, es posible que la compañía aseguradora cubra los gastos, pero luego, utilizando el derecho de repetición, repercuta esos gastos en nosotros.

Si hay más implicados, cubrirá los gastos que correspondan pero no los nuestros propios, aunque nuestra póliza esté a todo riesgo, y dependiendo de las condiciones particulares de nuestra póliza, es posible que luego nos reclame la totalidad de los gastos.

Si además los peritos o las autoridades son capaces de demostrar que el accidente se produjo a consecuencia de un fallo técnico o mecánico que podría haber sido detectado en la ITV, es posible que la aseguradora se niegue, directamente, a cubrir ningún tipo de gasto derivado del accidente.

Publicidad