Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

De lo contrario podría implicar graves lesiones

¿Llevas una posición correcta al volante? He aquí los consejos para hacerlo

Una posición correcta al volante no solo nos ayudará a cuidar nuestra espalda, sino también a reducir la posibilidad de sufrir lesiones graves en caso de accidente

Posición del volante

DGT Posición del volante

Publicidad

A los mandos de un vehículo podemos cometer numerosas imprudencias que no solo nos afectan a nosotros mismos, sino también a otros usuarios de la vía. Algunas de ellas se pueden llevar a cabo por puro desconocimiento, como lo es en muchos casos llevar una mala postura al volante, algo muy peligroso en caso de sufrir un accidente. Es por eso que hoy te damos todos los consejos y trucos para ir sentado correctamente mientras conducimos.

Y es que al fin y al cabo, una buena postura conduciendo no solo nos evitará problemas mayores de lumbares o espalda, sino que podremos reducir drásticamente las lesiones graves si tenemos un accidente. Codos, caderas, brazos…diferentes partes de nuestro cuero deben ir correctamente para conducir más seguros e ir más cómodos.

Primero debemos encontrar la posición del asiento adecuada a nuestra envergadura. Para ello, los parámetros a tener en cuenta son los brazos medio flexionados así como la pierna izquierda mientras pisamos el pedal del embrague a fondo. En cuanto a la banqueta, debemos regularla hasta tener los ojos a media altura del parabrisas y una visibilidad completa a lo ancho y hasta el final del capó y las piernas ni lejos ni cerca del volante.

Te puede interesar... El jilguero y otras 9 formas 'multables' de coger el volante

En lo que a volante se refiere, debemos poder cogerlo y sujetarlo con comodidad y mantener las rodillas ni lejos ni cerca. Tampoco debe interferir su altura ni en la visión del cuadro de mandos ni en la propia vía. El reposacabezas debe quedar de tal forma que el centro de este coincida con la parte trasera de nuestra cabeza, concretamente con la nuca.

El respaldo debe tener una inclinación lo más vertical posible, casi en ángulo recto. Con la espalda completamente apoyada, los brazos deben llegar medio flexionados al volante y, si los estiramos, nuestras muñecas deberán coincidir con el aro superior del volante, todo ello sin despegar la espalda del respaldo.

Por último pero no por ello menos importante, el cinturón de seguridad. Este deberá ir justo por encima del hombro izquierdo del conductor, exactamente sobre la clavícula, alejado del cuello y bien ceñido al pecho y al abdomen.

Publicidad