Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Los radares cada vez son más frecuentes en nuestras carreteras, pero...¿funcionan a cualquier velocidad?

Desmontando mitos: a 300 km/h...¿me detecta un radar?

Seguro que todos nos lo hemos preguntado en alguna ocasión: ¿existe un límite de velocidad a partir del cual el radar no es capaz de fotografiar al vehículo infractor?

Publicidad

Los cinemómetros, popularmente conocidos como "radares de velocidad" son los encargados de determinar la velocidad a la que un vehículo circula por la carretera, una herramienta que con el paso de los años ha multiplicado su presencia en nuestras vías de circulación, y que cada vez es más preciso, más avanzado.

En la actualidad existen cientos de radares repartidos por el territorio español, existiendo además radares de diversos tipos: radares móviles, radares fijos, radares de tramo, radares que saltan incluso a 30 km/h...sin duda, la presencia de estos "cacharritos" se ha convertido ya en algo habitual para los conductores que, no obstante, siguen sin "apreciarlos".

Todos conocemos ya que existe un cierto 'margen' de velocidad en el que, pese a haber superado el límite de velocidad de la vía, el radar no salta. Pero...¿existe una velocidad "límite" a partir de la cual el radar no es capaz de detectar correctamente la presencia de un vehículo que ha superado los límites de velocidad? La respuesta es que sí, pero no es una velocidad global, sino que depende del tipo de aparato que realice la medición.

En el mercado, en nuestras carreteras, existen diferentes tipos de radares. Los más populares en nuestro país son los 'Multanova' y 'Multanova 6F', que tienen una velocidad límite de 300 km/h y 250 km/h respectivamente. Existen otras marcas, como los radares 'Autovelox', cuya velocidad máxima se fija en 320 km/h. Esto significa que por encima de esa velocidad una multa no sería válida...por dos motivos, bien porque técnicamente no son capaces de realizar la fotografía, o bien el aparato no ha sido homologado para funcionar por encima de esa velocidad.

El resultado final es claro: circulando por debajo del límite de velocidad máxima de la vía te aseguras de que el radar se quede "dormido" y no realice la foto. Y de paso, no pones en peligro ni tu seguridad ni la del resto de usuarios de la vía.

También te puede interesar: Más radares fijos y de tramo para (intentar) acabar con los excesos de velocidad

Publicidad