Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Las llamadas "patrullas integrales"

Así son las motos de la DGT que pueden detectar casi cualquier infracción

La DGT cuenta entre su flota con las llamadas 'patrullas integrales', motos de la Guardia Civil equipadas con todo tipo de herramientas para detectar casi cualquier infracción.

Publicidad

La DGT cuenta con una flota muy amplia de vehículos utilizados por diferentes cuerpos de seguridad, destinados a controlar el tráfico, prevenir accidentes y minimizar las infracciones de tráfico. Sin embargo, no todos los vehículos son iguales, y ni siquiera todos están equipados con las mismas herramientas.Los vehículos que posiblemente sean más completos son los denominados como 'patrullas integrales'. ¿En qué consisten?

Las 'patrullas integrales' son motocicletas, no coches, equipadas con varios sistemas de control y detección de infracciones, que ponen en jaque a los conductores que se dedican a circular sin tener en cuenta las normas de tráfico. No son nuevas: se incorporaron a la flota de la DGT hace casi dos años, pero su presencia en las carreteras no es muy visible. No obstante, se utilizan en ocasiones especiales, ya que cuentan con toda una batería de medidas que permiten a los agentes realizar diferentes controles y pruebas a los conductores.

Estas motocicletas de gran cilindrada son, en apariencia, similares a las típicas motocicletas de la Guardia Civil que todos hemos visto alguna vez circulando por la carretera. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: La DGT enviará miles de cartas en las próximas semanas y puede que te toque una

La DGT se encarga, entre otros, de tutelar que el uso de los vehículos se realiza en arreglo a la ley. De ahí que todos los vehículos que circulan en nuestro país lo hagan en situación de alta, es decir, dentro de los ficheros de la DGT, contando además con un seguro y una inspección técnica superada con éxito. Sin embargo, entre los ficheros de la DGT es posible encontrar vehículos que no se encuentran en una situación administrativa clara.

Cuando un vehículo se envía al desguace, automáticamente se debería tramitar su baja definitiva: ese vehículo, ese bastidor, ya no puede volver a circular por vía pública. Sin embargo, se está dando la situación de que algunos “desguaces” actúan de manera irregular, dando de baja temporal los vehículos que llegan para posteriormente exportarlos al extranjero o vender algunas piezas antes de su baja definitiva.

Publicidad