Centímetros Cúbicos » Movilidad

Para mejorar la seguridad y la convivencia en carretera

La DGT nos recuerda las tres claves del carril derecho: por qué debes olvidarte del izquierdo

El carril derecho es uno de los grandes olvidados cuando hablamos de seguridad vial. Por eso, la DGT se empeña en recordarnos la necesidad de utilizar este carril en todo momento.

Publicidad

A la hora de circular es importante conocer las diferentes normas que rigen la circulación en carretera, unas normas que velan por la seguridad de todos y por el respeto y la convivencia en la calzada, donde podemos encontrarnos con todo tipo de vehículos, no solo coches. Uno de los 'mitos' más extendidos es el de los diferentes carriles de circulación, que califica al carril derecho como 'el carril de los lentos' y al carril izquierdo como 'el carril de adelantar'.

La DGT sabe que son muchos los conductores que ignoran el carril derecho, "abonándose" al carril izquierdo con una actitud que, por otro lado, supone una infracción sancionada con 200€. A través de su perfil en Twitter la Dirección General de Tráfico nos recuerda cuáles son los tres motivos clave por los que el carril derecho es nuestro aliado en casi cualquier situación de circulación.

El carril derecho es nuestro aliado, no nuestro enemigo. ¿Por qué?

El carril derecho, especialmente en vías de alta capacidad, es el carril que todo conductor debe escoger para circular, porque:

  • No es un carril para dejar paso al resto de conductores: el carril más a la derecha es el indicado según las normas para circular. Esto no significa que sea el carril lento, ya que el carril derecho no tiene un límite de velocidad más reducido. Es, además, el indicado si tenemos que tomar una salida o girar hacia otra calle.
  • Circulación fluida: si todos los conductores fuesen conscientes de la importancia del carril derecho y respetasen las normas de circulación, el carril derecho sea idóneo para una circulación fluida ya que la velocidad sería lo suficientemente elevada como para que ningún conductor tuviese la necesidad de tener que adelantar.
  • No se debe adelantar: si un conductor tiene que adelantar debe hacerlo utilizando los carriles centrales o izquierdo en vías de alta capacidad. Esto significa que estos carriles están reservados para ello, no para una circulación persistente. Mantenerse en el carril izquierdo o, incluso, en el carril central sin motivo aparente supone una infracción y, además, un peligro para la circulación ya que se multiplican los excesos de velocidad y las maniobras imprudentes.

Publicidad