Ciudadanos ha elevado a la Fiscalía una "denuncia" por los hechos acaecidos el día 6 de julio en la marcha del Orgullo. Quien dice denuncia dice documento de propaganda política. Que no lo ocultan demasiado, en el texto llevan hasta los logos del partido. En las campañas mediáticas es importante cuidar bien la imagen corporativa. Se hagan en televisión o en los tribunales, que la indignación no está reñida con el marketing y el ser victimista no impide salir pintón. El pantone no se vende, se defiende.

El escrito de Ciudadanos a la Fiscalía lo firma el abogado Ignacio Fuster Fabra, hijo del dueño del bufete Fuster Fabra, un letrado popular en los ambientes de la extrema derecha por su antigua militancia en Fuerza Nueva. Jose María Fuster Fabra Torellas, conocido por defender al Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo en el juicio de Lasa y Zabala, fue un líder carismático del partido de Blas Piñar en los años 80. Sirve esta militancia de los letrados de Ciudadanos para entender mejor que consideren una ofensa e insulto proclamas como "No pasarán" o "El aguilucho no es multicolor".

La denuncia presenta aspectos notables a reseñar, sobre todo la parte destinada a describir los comentarios en Twitter que destilaban, y cito literalmente, "un alto contenido de odio". Nada de sucedáneo. Como el chocolate negro fetén, cerca del 80% de odio y 20% de intolerancia. Y tras elevar el hype de los mensajes espeluznantes que Arrimadas y la comitiva habían sufrido incluyen un meme de Arrimadas subida en un pollo amarillo. Es cierto que el chiste no es demasiado gracioso, aunque será desternillante para el fiscal al que llegue a su mesa. No el meme, sino el escrito de Ciudadanos.

La denuncia no incluye ninguna agresión

La denuncia, una retahíla hilarante de hechos, sentencias, frases y sucesos no incluye ninguna agresión. A pesar de que el relato mediático de Ciudadanos y sus adláteres mediáticos, con especial bochorno en El Mundo, había creado un inmenso ruido con las intolerables agresiones que habían sufrido, estas, de repente, se han esfumado. Ni una línea sobre ellas en más de treintasiete páginas de denuncia que incluyen memes, fotos, vídeos, tuits. Pero ni rastro de agresión.

Y sin embargo, un día después del ridículo público de la querella memética aparece en los medios un parte de lesiones apócrifo filtrado a El Mundo en el que una simpatizante de Ciudadanos acude tres días después al médico porque le duelen las cervicales, las lumbares y las rodillas. El parte descrito en el diario conservador, al que este humilde plumilla no han dado acceso a pesar de pedírselo al departamento de prensa de Albert Rivera, expresa que por error está datado el 6 de abril y no el 6 de julio. Mira que es difícil equivocarse en el mes y no en el día y encima coincidir el error con el día en el que se celebró la manifestación de Jusapol en Madrid a la que acudió toda la plana mayor de Ciudadanos acompañando a VOX y PP en la comitiva. Cuidado con los tropiezos. No podemos saber más del supuesto parte de lesiones porque todavía no han tenido a bien dejarme en Ciudadanos que lo lea para ver qué dice, o si existe. El Mundo sí puede leerlo, Maestre no. Sabrán ustedes encontrar las razones.

Un partido con problemas de desarrollo madurativo

Ciudadanos tiene problemas para asumir una circunstancia básica aprendida por todos y cada uno de nosotros en el proceso madurativo de la infancia. Una aptitud humana que se adopta y logra en el periodo de 3 a 12 años. El concepto de responsabilidad, que implica comprender que los actos tienen consecuencias concretas que hay que asumir. Que por mucho que les guste ir a Orgullo para hacer pinkwashing con sus banderitas y parecer más modernos, si se apoyan en homófobos han de aceptar que no les incluyan como participantes en sus reivindicaciones.

Una guía del departamento de Educación del Gobierno de Navarra lo explica de forma detallada para que todo el mundo lo entienda: "Los niños deben aprender a aceptar las consecuencias de lo que hacen, piensan o deciden. Nadie nace responsable". Por si existe algún adulto en la cúpula de Ciudadanos apelaremos a un concepto de libertad, palabra que manosean mucho, para que sean capaces de comprender esos conceptos básicos del proceso de toma de decisiones en las relaciones humanas y físicas.

La libertad y sus consecuencias

"El hombre está condenado a ser libre", esa es la frase paradigmática del existencialismo de Jean Paul Sartre, un pensamiento que considera que el ser humano es totalmente responsable de sus actos y consecuencias. Sin excepciones. Libre radicalmente. Libre porque acepta que los actos libres conllevan unas determinadas reacciones que hay que asumir. Decía John Maynard Keynes de Georges Clemenceau, presidente de Francia durante la Conferencia de Versalles de 1919, que era una figura notable porque era de los pocos líderes capaces de exponer sus ideas y asumir las concretas consecuencias que de ellas se derivaban.

Traigo esta idea de libertad que está radicalmente en contra del pensamiento que me asiste, pues yo sí considero que el determinismo social tiene un peso muy relevante en nuestro devenir y en la toma de nuestras decisiones. Sartre, Keynes, igual los miembros de Ciudadanos, que tienen como mantra que uno es lo que quiere ser y que con esfuerzo puede lograr todo lo que considere, necesitan algún referente. A Sartre no lo habrán leído. Ni lo harán. Pero les vendría de lujo para descontextualizar algunas de sus frases e incluirlas en las paredes de su sede para sus prácticas de coaching motivacional.

Señora Arrimadas, señor Rivera, hagan lo que quieran. Pueden elegir a Sartre o mirar a un niño de tres años para comprender lo que supone aprender a asumir las consecuencias de nuestros actos libres. Maduren y dejen de comportarse como unos niñatos montapollos que usan la convivencia como campo de batalla para medrar en sus cada vez más ridículas carreras políticas.