En alguna ocasión todos nos hemos preguntado eso de: ¿no está demasiado frío – o poco frío- el frigorífico? La temperatura ideal de la nevera no es algo que solamos tener muy claro en la cabeza, pese a su importancia. Si está más alta de lo que debería, los alimentos no se conservarán bien y perderán propiedades; mientras que si está demasiado baja el consumo de electricidad será excesivo y lo que almacenemos también se podrá estropear.

Saber a qué temperatura poner la nevera es relevante además porque se calcula que su peso dentro del recibo anual eléctrico es de entre el 15% y el 30%. Así que no hay excusa, con la llegada del calor hay que poner el frigorífico a punto… otra tarea a sumar a lo del cambio de armario, guardar las mantas, el nórdico, etc.

Cuál es la temperatura correcta para el frigorífico en verano

En primer lugar, debes tener en cuenta que no todos los alimentos necesitan la misma temperatura y que por eso los fabricantes especifican en los manuales en qué zonas colocar según qué productos. Si hace mucho que compraste tu frigorífico y no sabes dónde están las instrucciones, no te preocupes, ahora lo puedes encontrar casi todo en internet. Solo tienes que poner la marca y modelo.

La temperatura media recomendada para el frigorífico es de 4º C, tanto para frigoríficos combis -los que tienen congelador- como los frigoríficos de una puerta sin congelador. En función de lo lleno o vacío que esté, la temperatura se puede ajustar entre los 2º C y los 8º C.

Si nuestra casa está en una zona con muy altas temperaturas en verano, sería conveniente optar por bajar la temperatura del frigorífico en torno a los 2 grados. Pero si el verano es suave, es mejor tenerla a unos 3,5 º o 4 º.

Temperatura ideal del congelador

La temperatura ideal del congelador es de -18º grados. Puedes variarla entre -15 y unos -22º, pero la temperatura óptima del congelador está marcada en -18º ya que es la mejor para conservar sobre todo carnes y pescados. De hecho, es muy importante que no sobrepasar los límites ni por encima ni por debajo porque Si la temperatura es muy baja los alimentos almacenados en el congelador podrían perder sus propiedades y en el caso de que fuera muy alta se podrían pudrir.

Consejos extra para cuidar el frigorífico y el congelador

1. No metas comida caliente, debe estar a temperatura ambiente.

2. Abre la puerta lo mínimo posible para mantener la temperatura.

3. No llenes en exceso los cajones: podría disminuir el rendimiento.

4. Límpialo de manera regular.

5. Mantén una correcta organización en el interior.