En los últimos años la limpieza de colon se ha puesto de moda. Se promociona como una manera de desintoxicar el organismo. Métodos de limpieza de colon como la hidroterapia están hoy en boca de mucha gente, pero ¡ojo con dejarse llevar por la popularidad!, ya que son procedimientos que pueden conllevar riesgos como bien explica el doctor García Landa, cirujano general y del aparato digestivo: "La hidroterapia de colon no es inocua y puede producir efectos secundarios como vómitos, diarrea, mareos, deshidratación, anomalías electrolíticas, insuficiencia renal aguda, insuficiencia cardiaca e infección". En cualquier caso, este tipo de procedimientos no están recomendados por la comunidad científica salvo bajo prescripción médica.

La buena noticia es que aquí te vamos a contar formas alternativas de hacer una limpieza de colon sin recurrir a terapias invasivas. Te traemos los mejores remedios caseros que tienen como objetivo limpiar el colon de manera natural, ayudando a desintoxicar y purificar el organismo -que como sabemos es algo que ya hace el cuerpo por sí mismo-.

¿Qué es el colon?

El colon es un órgano tubular largo y hueco que pertenece al sistema digestivo. Se sitúa en la parte final de este, ocupando la mayor parte del intestino grueso. Es la última estructura en procesar los alimentos cuando ya la gran mayoría de los nutrientes que necesita el cuerpo han sido absorbidos por el organismo. Su función principal es la de extraer agua y nutrientes de los alimentos parcialmente digeridos. El material restante se va moviendo a lo largo del colón, se almacena en forma de heces en el recto y finalmente, a través del ano, se expulsa del cuerpo.

¿Por qué es bueno limpiar el colon? Beneficios

Según los expertos, el objetivo de la limpieza de colon es eliminar cualquier desecho estancado y supuestamente tóxico incrustado en las paredes del intestino grueso. Estas sustancias podrían afectar negativamente a la salud.

Aunque no hay investigación suficiente, los expertos que promueven estas prácticas dicen que limpiar el colon podría tener múltiples beneficios en el organismo.

Beneficios de la limpieza de colon

  1. Mejora la absorción de nutrientes. Un colon sobrecargado con sustancias de desecho y toxinas no va a poder absorber los nutrientes correctamente.
  2. Aumenta la energía. Si el intestino está cargado de toxinas o cualquier tipo de sustancia de desecho pueden aparecer síntomas de cansancio o baja energía. Algunas personas pueden llegar incluso a sentirse deprimidas.
  3. Mejora la función hepática. Los microorganismos que habitan en el intestino actúan como una barrera protectora, dejando pasar solo sustancias beneficiosas para el organismo. Cuando esta barrera intestinal que nos protege se ve dañada afecta directamente al hígado, ya que son órganos que se comunican.
  4. Estimula el sistema inmunológico: la flora intestinal juega un papel importantísimo en la respuesta inmunitaria del organismo. Un sistema digestivo saludable y libre de toxinas ayuda a prevenir y a tener una mayor resistencia frente a enfermedades.
  5. Ayuda en la pérdida de peso: los alimentos con poca fibra se quedan en el intestino por más tiempo. Con la limpieza de colon se eliminan por completo las posibles acumulaciones de estos alimentos pudiendo conllevar una ligera bajada de peso.
  6. Mejora el mal aliento: una población elevada de bacterias nocivas en el intestino puede ser causante del mal aliento. Desintoxicar el intestino hará que evitemos su proliferación.
  7. Alivia la hinchazón y los gases: a veces, es posible que el proceso de digestión sufra alteraciones y las bacterias del intestino no procesen bien los alimentos, dando lugar a fermentación, estreñimiento, parásitos… que nos provocan estos síntomas tan incómodos. Eliminar las toxinas del colón favorece notablemente una buena digestión.
  8. Mejora el estado de ánimo: una microbiota equilibrada es esencial para prevenir e incluso tratar los trastornos emocionales. Por tanto, liberar a nuestra flora intestinal de toxinas es de gran ayuda.

Diez remedios fáciles y naturales para limpiar el colon

Lo que te mostramos a continuación son recomendaciones de los expertos que promueven la limpieza intestinal natural. Pero hay algo muy importante que debes hacer antes de ponerte manos a la obra con la limpieza de colon: consulta con tu médico por si cualquiera de estos remedios pudiera no ser beneficioso para tu caso personal. ¡Recuerda! Nadie mejor que los profesionales de la medicina para aconsejarte.

  1. Agua: beber mucha agua y mantenerse hidratado ayuda a regular la digestión. Para una limpieza de colon se aconsejan entre seis y ocho vasos de agua tibia al día. También, es de gran ayuda hidratarse comiendo frutas y verduras frescas que contienen buenas cantidades de agua, como la sandía o el tomate.
  2. Agua salada: mezcla agua tibia con dos cucharaditas de sal marina o sal del Himalaya (sal rosada) y bébela con el estómago vacío, esto estimulará los movimientos del colon rápidamente. Hazlo dos veces al día. Aunque no suena muy apetecible realmente es muy útil. ¡Todo es acostumbrarse!
  3. Agua con limón y miel: exprime un limón fresco en un vaso, ponle una cucharadita de miel, un poquito de sal y mézclalo con agua tibia. Beber este zumo regularmente por la mañana y en ayunas tendrá un efecto positivo en tu salud digestiva.
  4. Agua con vinagre: llena un vaso de agua y añádele dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana y dos cucharadas de miel. Revuélvelo y tómate este preparado diariamente. ¡Sin miedo! La miel suavizará ese sabor tan ácido.
  5. Tés de hierbas: si eres un 'tea lover' este es el método de limpieza de colon perfecto para ti. Tomar infusiones diariamente con propiedades digestivas y antiinflamatorias como el té de anís, de menta o de salvia depuran el intestino y ayudan a la eliminación de toxinas. Tés con hierbas laxantes como el aloe vera pueden mejorar el estreñimiento.
  6. Jugo de aloe vera puro: ¿tienes una sábila en casa? Entonces aprovéchala. Exprime dos limones en medio litro de agua. Después saca el jugo de una hoja grande de aloe vera recién cortada y añádeselo. Bébelo tres veces al día en un período de dos o tres días para ayudar a que el colon se limpie y elimine residuos que podrían ser tóxicos.
  7. Jengibre: esta raíz cuenta con propiedades antiinflamatorias y favorece la buena digestión. Puedes comerlo crudo si te atreves con su sabor cítrico y picante. O puedes prepararlo en infusión: hierve un buen trozo de jengibre en una cacerola con agua para obtener su jugo, después calienta aproximadamente la cantidad de dos tazas de agua, añádele un cuarto de taza de zumo de limón recién exprimido y una cucharada del jugo de jengibre que has obtenido. Mezcla bien este preparado y bébelo en dos o tres tomas durante el día.
  8. Alimentos con fibra: el aumento de la fibra en la dieta hace que el volumen de las heces sea mayor y también el número de deposiciones. Además, la fibra estimula a las bacterias útiles, o “buenas”, del intestino. Por eso, no puede faltar en tu lista de la compra alimentos ricos en fibra como verduras, frutas, legumbres, frutos secos y cereales.
  9. Zumos y batidos de frutas y verduras crudas: olvídate de los envasados y desempolva la licuadora, porque los zumos deben hacerse con productos naturales y frescos. Este tipo de batidos contienen fibra, fitoquímicos (químicos beneficiosos presentes de manera natural en los productos de origen vegetal) y azúcares naturales que actúan como laxantes pudiendo ayudar a limpiar el colon. Puedes usar kiwis, plátanos, manzanas con piel, peras, limones o ciruelas pasas entre otros.
  10. Probióticos: estos microorganismos vivos que están presentes en algunos alimentos fermentados ayudan a limpiar el colon y estimulan las bacterias útiles del intestino. Estas bacterias beneficiosas para la salud intestinal, ayudan a evacuar el colon con regularidad y mejoran los gases, la hinchazón y el estreñimiento. Además, reducen el riesgo de infecciones. El yogur, el kéfir, los encurtidos, el vinagre de sidra de manzana, algunos tipos de queso y otros alimentos fermentados contienen altos niveles de probióticos.

Por otro lado, últimamente se está poniendo de moda el ayuno como método de limpieza de colon, que parece ser muy efectivo si se realiza correctamente. Los defensores de esta práctica aseguran que restringir la ingesta de alimentos durante un máximo de 48 horas podría alivia el colon y dejarlo descansar, frenando así la constante actividad que suele tener. Además de ayudar a los riñones y al hígado a eliminar las toxinas dañinas del cuerpo. Eso sí, esto no es dejar de comer hasta que ver cuánto aguantas, no. El ayuno tiene que estar pautado y supervisado por profesionales y siempre con autorización del médico.

Precauciones a tener en cuenta y frecuencia recomendada:

Si vas a hacer una limpieza de colon, especialmente si es exhaustiva y de varios días de duración, es mejor que te quedes en casa y no hagas ejercicio físico intenso.

Es importante, además, que tus comidas sean sanas y de fácil digestión; céntrate sobre todo en comer vegetales y frutas con fibra y no abuses de las proteínas. Evita los lácteos y los alimentos irritantes. Y bebe mucha agua para evitar deshidratarte.

Al finalizar la limpieza de colon es muy importante equilibrar las bacterias intestinales, ya que probablemente la mayoría se habrán eliminado con las evacuaciones. Puedes tomar yogur natural o suplementos con bacilos. El chucrut puede ser también una buena alternativa, ya que la col contiene glutamina, que es un potente acelerador en la regeneración de las células del aparato digestivo.

Según quienes apuestan por las terapias alternativas, lo ideal es realizar una limpieza de colon dos o tres veces al año. Quienes lo han probado afirman que desde la primera vez se notan algunos efectos, pero probablemente hasta la tercera vez no se experimentan los mejores resultados.

Cómo cuidar la salud del colon a diario

Si no te decides a hacer una limpieza de colon profunda, o si lo que quieres es cuidar tu colon todos los días del año, entonces toma nota de estas pautas para tu día a día:

Sigue una dieta rica en fibra. La fibra permite que los residuos de los alimentos se muevan a lo largo de tu tracto digestivo, ayudando así a que el colon se mantenga limpio.

Bebe mucha agua. Una mala hidratación puede hacer que las toxinas se acumulen en el cuerpo y esto aumenta las posibilidades de sufrir estreñimiento, gases, hinchazón e incluso fatiga. Dos litros de agua al día es la cantidad recomendada por los especialistas.

Toma un zumo de frutas y vegetales frescos. Tomando un vaso diario de este tipo de zumos hechos en casa con la licuadora, el colon irá eliminando las sustancias tóxicas y se mantendrá limpio de residuos.

No retengas las ganas de ir al baño. Las evacuaciones del intestino son la forma más natural con la que tu colon se mantiene limpio y saludable. Si retienes las heces dentro estas pueden liberar sustancias tóxicas en el organismo. Así que si sientes ganas ya sabes ¡no te aguantes!

Haz ejercicio. Gracias a la actividad física, el flujo sanguíneo y la circulación aumentan. Esto hace que el colon y, en general, el aparato digestivo reciban más oxígeno mejorando así la salud de nuestro intestino. No hace falta que lo des todo en un entrenamiento de alta intensidad, puedes respirar aliviado. Practicar yoga, hacer pilates o caminar 15 minutos diariamente, sería suficiente.

Alimentos que ayudan a la salud del colon

El colon necesita una cantidad adecuada de ácidos grasos omega-3, calcio, vitamina D y flavonoides para evitar la aparición de tumores. La fibra también es esencial, ya que promueve el movimiento intestinal regular y ayuda a limitar la acumulación de bacterias. Estos son algunos de los mejores aliados en la cocina.

- Manzana: gracias a una sustancia llamada pectina la manzana es un potente limpiador del colon, ya que no solo ayuda a eliminar las sustancias tóxicas, sino que además ayuda al revestimiento intestinal. Cómela preferiblemente con piel ya sea entera, en compota o en zumo.

- Aguacate: son muy efectivos a la hora de mejorar la digestión, favoreciendo los movimientos del intestino y ayudando así a la limpieza del colon.

- Ajo: es un remedio eficaz para los problemas digestivos y ayudan a que el colon se limpie naturalmente.

- Pescado: con alto contenido en ácidos grasos omega-3 puede ayudar a reducir la inflamación del organismo. De hecho, un equipo de investigación de la Universidad de Vanderbilt descubrió que las mujeres que comen tres raciones de pescado a la semana reducen el riesgo de desarrollar pólipos de colon en un 33%. Las mejores elecciones serían el salmón al horno o ahumado, el atún y las sardinas, ya que también son ricos en vitamina D y calcio.

- Carne blanca: las proteínas son cruciales para el desarrollo muscular, el crecimiento de los tejidos y mucho más. Y como tienes que limitar el consumo de carne roja, tus alternativas más saludables serían el pollo sin piel o el pavo. Los huevos también son una buena opción.

- Granos integrales: están repletos de fibra que se puede combinar con el pescado, los huevos y la carne blanca. Las opciones más saludables serían el arroz integral, la cebada, la avena y la quinoa.

- Frutos secos: comer al menos dos raciones de una onza de frutos secos a la semana puede ayudar a mantener bajos los niveles de azúcar e insulina en sangre, reduciendo el riesgo de padecer diabetes de tipo 2. Dado que también están repletos de ácidos grasos saludables, fibra y flavonoides, los frutos secos también pueden ayudar a reducir las posibilidades de padecer cáncer de colon.

- Frijoles y legumbres: además de los beneficios y la protección que proporcionan a su colon, también ayudan a reducir los niveles de colesterol y azúcar en la sangre. La soja, las lentejas, los guisantes, las alubias pintas, las judías negras y las alubias rojas son una gran fuente de proteínas, fibra, vitamina B y vitamina E.

Limita la ingesta de carnes rojas (menos de 100 gramos al día) y de carnes procesados (menos de 50 gramos al día). Un alto consumo de estos productos puede aumentar las posibilidades de cáncer de colon. Tómatelo en serio.

Cuida tus niveles de vitamina D. Mantener unos buenos niveles de vitamina D es beneficioso para tener un colon saludable. Puedes recargar tus niveles de vitamina D tomando el sol e incluyendo en tu dieta los alimentos adecuados. Pero si te cuesta llegar a los niveles óptimos puedes tomar suplementos.

Asegúrate de ingerir probióticos. Ya sea a través de la dieta o con suplementos.

Como ves, cuidar el sistema digestivo es fundamental para mantener tu cuerpo y tu mente sanos. ¿Y tú, estás mimando tu intestino lo suficiente?