Se estima que hasta 1 de cada 3 mujeres mayores de 50 años sufrirá a lo largo de su vida una fractura relacionada con la osteoporosis, una enfermedad crónica que afecta a los huesos y que puede producir si no se trata, graves complicaciones. Tales como fracturas osteoporóticas; las más comunes: fracturas de cadera y vertebrales.

Sin embargo, pese a que la osteoporosis afecta a casi 3 millones de personas en España (la gran mayoría mujeres), "un importante número de pacientes no recibe tratamiento", afirma a laSexta.com el Dr. José Luis Pérez Castrillón, médico internista y miembro del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Rio Hortega (Valladolid).

En primer lugar, están quienes teniendo tratamiento, lo abandonan: "Al año, un 50% de los pacientes lo deja", señala el experto. Y en segundo lugar, estaría otro grupo que se engloba dentro de lo que se llama prevención secundaria, es decir, aquellos pacientes con osteoporosis que ya han tenido una fractura y que requieren de un tratamiento para disminuir el riesgo de una segunda (tener una fractura aumenta el riesgo de otra). De esos pacientes, "entre un 30-40% no recibe tratamiento".

Y es fundamental que los pacientes con osteoporosis, hayan o no tenido ya una fractura, sigan un tratamiento médico y que además mantengan una buena adherencia a él -siempre de forma personalizada y en base a las características de la enfermedad de cada paciente- para evitar así sus complicaciones.

"No hay que olvidar que la fractura más grave en el contexto de la osteoporosis es la fractura de cadera, el 30 % de los pacientes que la sufren fallecen a lo largo del año siguiente tras la fractura.Y no solo eso, sino que hay otro 30% que requieren ayuda para su vida diaria, lo cual altera de forma notable la vida familiar", señala el doctor.

Todo esto ha sido expuesto también durante la ponencia 'Terapia en osteoporosis' -moderada por el doctor Pérez Castrillón- en el 43º Congreso Nacional de Medicina Interna de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), celebrado recientemente en Gijón (Asturias). Los expertos participantes en el evento han hecho hincapié en la importancia, primero de un buen diagnóstico de la enfermedad y después del seguimiento de un tratamiento médico. Y es importante ponerlo sobre la mesa ya que debido al envejecimiento poblacional, la prevalencia de osteoporosis se incrementará a lo largo de los años.

Tratamiento para la osteoporosis

La prevalencia de esta enfermedad es más alta en mujeres que en hombres porque "con la caída de estrógenos tras la menopausia se produce un incremento de la destrucción de hueso con un descenso de la densidad mineral ósea dando lugar a un incremento del riesgo de fracturas".

Así y según datos aportados por la Fundación Española de Reumatología (FER), "aproximadamente 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 5 hombres mayores de 50 años sufrirá una fractura osteoporótica en su vida". Y es que la edad es el principal factor de riesgo de esta enfermedad.

El objetivo fundamental del tratamiento es evitar y disminuir el riesgo de fracturas. Así, existen dos factores fundamentales: primero, las medidas generales basadas en el mantenimiento de hábitos saludables; y en segundo lugar, el tratamiento médico, que será siempre pautado según las características de la enfermedad en cada paciente. Es decir, sería el profesional el que indique todo el arsenal terapéutico que existe, y qué fármacos tomar.

En primer lugar, y como medidas generales, se recomienda mantener unos buenos hábitos saludables, que realmente valen para cualquier enfermedad, tales como:

Por regla general, tal como recomienda el doctor Pérez Castrillón, es importante que los pacientes con osteoporosis tomen suplementos de vitamina D.

Por otro lado, estaría el tratamiento farmacológico que será indicado, como hemos dicho, según las características de cada paciente. Para el tratamiento de la osteoporosis, existen dos grupos de fármacos. "Por un lado, están los antiresortivos -indicados para evitar la pérdida de masa ósea- y por otro los anabólicos transformadores cuya misión es formar el hueso", indica el experto.

Por último, hay que destacar también la comercialización reciente de un nuevo fármaco anabólico, 'romosozumab', que es un anticuerpo monoclonal antiesclerostina, que ha demostrado su eficacia reduciendo fracturas. Como hemos comentado, será el profesional quien indique a cada paciente cuál es, para él, el mejor tratamiento posible.