Estamos de vuelta al cole y, aunque todavía aprieta el calor, sentimos como un destino irremediable el fin del verano, el sol, la playa y su chiringuito, las olas, el mar... o no, porque hay lugares en los que, o bien el verano es eterno, o llega cuando por aquí asoma el invierno. Uno de esos mágicos lugares que te permitirá zambullirte en el mar en pleno otoño está a un vuelo de poco más de horas que se quedan en una una vez aterrizas por aquello de la hora menos en Canarias... hablamos de Tenerife. Tenerife es un destino clásico de playa y verano que ofrece, como espectacular añadido, el pico más alto de España que es el Teide y también el Parque Natural que lo circunda; pero nosotros hoy nos quedamos en el mar y elegimos 5 playas tinerfeñas para que te animes a seguir veraneando en septiembre y en octubre y te zambullas en el mar como si estuvieses en julio. Claro que Tenerife tiene muchas más de siete playas, muchas de arena negra, volcánica, que te sorprenderá si no estás acostumbrado a verla y lo hará tanto dentro como fuera del mar, la sensación de bañarse en un mar negro al fondo tiene algo de sofisticación... Como es también una estampa fuera de lo común la de una playa en la que puedes bañarte a la vista del pico nevado del Teide porque en Tenerife nieva en las alturas mientras a pie de playa el verano parece eterno. Sólo una recomendación, aunque el clima tinerfeño es cálido, tiende a suavizarse en otoño e incluso un poco más en invierno por lo que, si buscas playa por encima de todas las cosas, es más recomendable que lo hagas por el sur de la isla, ahí es donde el verano se hace fuerte y no acaba nunca de irse.