España

España

El Parque Nacional del Teide es para vivirlo

Un imponente prodigio de la naturaleza

El Parque Nacional del Teide está formado por dos enormes calderas separadas por los Roques de García. Ocupa la parte central de la isla de Tenerife con una extensión de 18.990 hectáreas y es uno de los parques más visitados de España. Un impresionante paisaje, sin duda uno de los más espectaculares del mundo sorprende con conos volcánicos y coladas de lava de colores vivos y singulares formas, riqueza biológica, con una flora adaptada a las duras condiciones climatológicas de la zona. Este Parque Nacional es el más grande y más antiguo de los que existen en Canarias. Un monumento geológico declarado que es Parque Nacional desde 1954. Y presidiendo, imponente, el volcán del Teide, en guanche Echeyde, que con sus 3.718 metros, es el pico más alto de Canarias, de España y de todas las tierras emergidas del Océano Atlántico. Es el tercer volcán más grande del mundo sólo superado por el Mauna Kea y el Mauna Loa en Hawái. La altura del Teide convierte además a la isla de Tenerife en la décima isla más alta de todo el mundo. Junto al Teide, y dentro del parque nacional, la segunda montaña más alta del Archipiélago Canario, el Pico Viejo con 3.135 metros sobre el nivel del mar. Si decidimos visitar este mágico Parque Nacional, es muy recomendable acudir primero al Centro de Visitantes de El Portillo. Después recorrer a pie los alrededores de Los Roques de García para ver de cerca las curiosas formas de las lavas y la flora, y subir hasta la base del volcán desde donde se pueden contemplar los  mejores y más sobrecogedores paisajes. La climatología puede cambiar de forma brusca, sol, niebla, cambios de temperatura y fuertes vientos son habituales. Así que, recuerda utilizar ropa y calzado adecuado, y lleva ropa de abrigo aunque haga calor, pues la temperatura puede descender bruscamente. La visita al volcán Teide es única, la luz y las estaciones del año dan un aspecto siempre nuevo a la inmensidad del paisaje. El Teide es espectacular sobretodo al amanecer y al atardecer pero es a primera hora de la mañana cuando las vistas son más especatculares. La noche es uno de los grandes atractivos del Parque Nacional cuando el cielo se llena de estrellas, ya que es un punto de referencia para la astrofísica con el emplazamiento de uno de los cinco observatorios más importantes del mundo, el Observatorio del Teide. www.iac.es. Para lo guanches, los aborígenes canarios, el Teide era un volcán considerado sagrado desde la antigüedad. En el parque hay un teleférico que nos llevará hasta la parte superior del volcán. Una vez allí se pueden iniciar algunas rutas pero es necesario solicitar el permiso correspondiente en la siguiente dirección www.reservasparquesnacionales.es El teleférico tiene fácil acceso desde cualquier punto de la isla y el horario es de 09:00 a 16:00 horas. La última subida es a las 16:00 horas y la última bajada es a las 16:50 horas. Merece la pena llegar hasta la parte más alta de la isla, una experiencia increíble para toda la familia. Visitar este Parque Nacional es realmente una aventura que deberíamos vivir al menos una vez en la vida. Tenerife es un destino maravilloso, exuberante y diferente. Genial para unas vacaciones o una escapada. Vivir el Teide es algo que los más pequeños nunca olvidarán. Subir al Teide es pasar por un mundo de sensaciones que van desde el clima cálido de las islas, a los abetos de alta montaña, para llegar a un paisaje árido y volcánico de inmensa belleza. Decídete a conocer una de las maravillas naturales más impactantes de las Islas Canarias.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.