Viajestic » Escapadas

GRANADA

La leyenda del Patio de los Leones de la Alhambra (Granada) que te sorprenderá

El Patio de los Leones de La Alhambra de Granada es uno de los puntos más visitados de la ciudad. ¿Conocías su sorprendente historia?

La leyenda del Patio de los Leones de la Alhambra (Granada) que te sorprenderá

Imagen de Jebulon en Wikipedia, licencia de dominio público La leyenda del Patio de los Leones de la Alhambra (Granada) que te sorprenderá

Publicidad

No es ningún secreto que La Alhambra es una de las edificaciones más importantes de la historia de la Península Ibérica, incluso del mundo. Su belleza es absolutamente inigualable. Es evidente que cada turista que recibe se queda absolutamente fascinado por todos y cada uno de sus rincones.

Y siendo honestos, no es para menos. Uno de los lugares más fotografiados, día tras día, en La Alhambra de Granada es el conocido Patio de los Leones. Lo cierto es que no muchas personas conocen la curiosa leyenda que esconde. Una historia que ha ido pasando de generación en generación.

Nos hace conocer a Zaira, una princesa árabe que no solamente era bellísima, sino también inteligente y muy sensible. Su padre, el rey, era todo lo contrario pues destacaba por ser malvado, tacaño, frío ¡y muy cruel! La princesa y su padre viajaron a Al-Ándalus, por lo que se alojaron en la Alhambra de Granada.

La princesa estaba tan feliz que creía estar viviendo un sueño, ya que se sentía muy granadina. Su padre, en cambio, le daban nauseas solo con pisar Granada. Así pues, el rey prohibió a su hija salir a la calle, para evitar que se relacionara con gente. Por lo tanto, la joven tan solo tenía la compañía de un pequeño talismán que solía llevar siempre con ella.

Patio de los Leones
Patio de los Leones | Imagen de Oscarmu90 en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

Un día se quedó completamente sorprendida al ver cómo un apuesto muchacho no dudó en saltar la valla. En ese momento, le hizo saber que la había visto desde afuera y se había enamorado de ella. Zaira le pidió que se fuera porque, si su padre se enteraba de su presencia, le cortaría la cabeza. Arturo, que así se llamaba el joven, se marchó pero con la promesa de que volvería.

Ese día llegó y el padre de Zaira lo vio por lo que no dudó en encerrarle en las mazmorras. La princesa se sentía destrozada, puesto que Arturo podía morir. Es entonces cuando, de un momento a otro, encontró el diario de su padre en una habitación. Aunque en un principio no quería leerlo, finalmente se animó a hacerlo.

En una de las páginas encontró un texto que fue escrito cuando ella tan solo tenía un año. “Ya he matado al rey y a la reina. De la princesa Zaira me he apiadado. Gracias a mis 11 hombres he conseguido ocupar el trono. Ahora creerá que yo soy su padre. Espero que la princesa no se entere nunca del maleficio de su talismán”, leyó.

Patio de los Leones
Patio de los Leones | Imagen de Fernando Martín en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 2.0

Como era de esperar, Zaira no tardó en llamar tanto al rey como a sus hombres. De hecho, les reunió en el patio donde ella solía estar. La joven no tardó en darles a conocer lo que acababa de descubrir, y el monarca no se lo negó. En ese preciso instante Zaira se acordó de su madre y del maleficio que había lanzado sobre el talismán.

Y es que si Zaira descubría la verdad, tanto al rey como a sus 11 hombres les pasaría algo verdaderamente terrible. El amuleto, por arte de magia, se activó y los 12 hombres se convirtieron en leones de piedra. De ahí que, según la leyenda, este patio de La Alhambra se llama el “Patio de los Leones” puesto que, si los contamos, hay un total de 12 leones alrededor de su fuente. ¡Qué curioso!

Publicidad