Asturias cuenta con 345 kilómetros de costa, suficientes como para poder presumir de más de 200 playas de todos los tipos y formas imaginables: grandes y pequeñas, con bancos de arena y pedregales, calas escondidas y urbanas, nudistas y familiares... Es posible realizar surf en lugares como Ribadesella, donde se encuentra una de las principales escuelas del país, y tampoco faltan buenos lugares para la pesca, además de sus ya famosos ríos cuajados de salmones. Acercarse a esta región del norte español es poder hacerlo a una unión como pocas de belleza natural y paisajística, increíble gastronomía y paz. Porque en los pequeños pueblos de pescadores que jalonan la costa asturiana no se encuentra el bullicio ni el estrés de otras zonas de costa. Aquí prima la calidad de vida, la tranquilidad, el poder respirar aire puro mientras se ve cómo los barcos vuelven de faenar a última hora de la tarde o las pequeñas terrazas van poblando los alrededores del puerto y la playa. Hemos seleccionado cinco de estos lugares que en una ruta costera por Asturias no pueden faltar. En ellos será complicado no encontrar el marco para la foto que resuma las vacaciones. En plena Reserva Natural o junto a la ciudad, son rincones que enamoran... a muchos menos kilómetros de lo que uno espera.