La República de Singapur es uno de los países asiáticos que más turistas recibe a lo largo del año, ya que si nos informamos acerca de su clima, durante todo el año presenta buenas temperaturas, por lo que eso nunca es excusa. La ocupación hotelera siempre es alta, aunque en los meses de verano se reduce un poco debido a que el turismo de negocios desciende. Por ello, agosto es un mes ideal para visitarlo.

Desde su independencia en el año 1965, Singapur se encuentra formado por sesenta y tres islas, de donde la Ciudad de Singapur es su capital. De hecho, es el 9 de agosto cuando se celebra la Fiesta Nacional que conmemora el aniversario de la independencia y día en el que, entre otros actos, se realiza un gran desfile en Marina Bay. Además, este mes también se celebran otras festividades sobre todo en el barrio de Chinatown que se viste de gala y alberga muchas actuaciones callejeras tradicionales.

Singapur | Wikipedia (Merlion444)

Se recomiendan al menos entre cuatro y seis días para conocer la ciudad a fondo y no dejar pasar nada por alto. Entre los atractivos más famosos, está el Garden by the Bay, uno de los jardines más bonitos del mundo, a la vez que modernos. La entrada a este es gratuita, pero no el paseo por la pasarela que une varios de los árboles gigantes entre sí, una de las atracciones más destacadas.

De sus zonas turísticas cabe destacar el barrio Little India, donde se concentra esta comunidad y se pueden visitar maravillosos templos hindús y budistas. Si además te gustan las compras, te recomendamos acercarte al gran centro comercial de Mustafa Centre, donde encontrarás todo tipo de objetos y productos típicos de esta comunidad. El Barrio Árabe es otro de los lugares favoritos para visitar de los turistas, donde se puede ver la mezquita más grande de la ciudad, junto a un bonito palacio, el Palacio del Sultán.

Merlion Park o el antiguo muelle de Clark Quay tampoco pueden faltar en tu visita a la ciudad. Y si lo que te apetece es tranquilidad, seguro que has escuchado hablar del famoso hotel Marina Bay Sands, el cual cuenta con una de las piscinas infinitas más espectaculares del mundo (de uso exclusivo para clientes), además de unas vistas espectaculares en su mirador. Siempre que entre dentro de tu presupuesto, una noche en este hotel no será ningún desperdicio.