Recorrer el mar Cantábrico de punta a punta

Sabemos que el Transcantábrico recorre el norte de España, pero hacerlo por carretera es una opción más económica y nos brinda la libertad de parar donde más nos guste. Podemos empezar en Hondarribia (Guipúzcoa) llegar hasta el Cabo de Finisterre (A Coruña). Durante esos 760 kilómetros observaremos la belleza de la costa Cantábrica, en sitios como Gaztelugatxe, Santillana del Mar, Covadonga o Corcubión. Los que sean más amantes de la cultura pueden añadir paradas en San Sebastián, Bilbao, Santiago de Compostela o Gijón. Lo que queda claro, es que cada persona se la diseña a si gusto.

La costa atlántica de Francia

¿Cuántos hemos soñado mil veces con hacer este viaje? Empezando en San Juan de Luz, disfrutando de las playas de Francia, parando tal vez en Hossegor y disfrutar del ambiente surfista. Burdeos es una buena ciudad para aparcar la furgoneta y pasear por sus calles. Acercarse a alguna de las islas francesas que hay en la vertiente atlántica. Admirar la historia que envuelve a La Rochelle, continuar hasta Nantes y seguir bordeando la costa hasta el Parque Natural Regional de Armorique. Allí podremos disfrutar de bellísimos atardeceres. Y aún podemos seguir, visitar el Monte Saint-Michel, y a partir de aquí comenzar a adentrarnos en las Playas de Normandía hasta llegar a Dunquerque.

Roadtrips | Pexels

Descubre las tierras altas escocesas

Los escoceses tienen mucho en común con los irlandeses, así como con gallegos y asturianos, hablamos de la cultura celta. Para recorrer las Highlands hará falta más de un viaje por carretera. Es un entorno espectacular, de una belleza desmesurada, donde nos encontraremos castillos hasta en los lugares más recónditos e inesperados. Por supuesto no puede faltar Invernes, el Lago Ness, Fort Willia, la Isla de Skye…. Los más intrépidos llegarán hasta Thurso, uno de los pueblos más al norte de Escocia.

Portugal de norte a sur, o de sur a norte

Portugal nos encanta, ya igual el sentido y el itinerario, lo importante es disfrutar de este país. Que, aunque pequeño y discreto, ha resultado ser una joya casi desconocida. Solo en los últimos años hemos empezado a apreciar a nuestro vecino. Podemos empezar en Viana do Castelo, al norte de Oporto y recorrer toda la costa hasta Lagos, pasando por Caldas da Rainha, Coimbra, Peniche, Sintra, Lisboa… Y prestar mucha atención en el Alentejo, es una región espectacular con mucha cultura y buenísima gastronomía.

De Berlín a Budapest

Este es un clásico entre los clásicos, la versión por carretera de un viaje en Interrail. Empezando por la capital germana, podemos pasar por Praga y Vienna, pero además podemos entretenernos en pequeñas poblaciones que capten nuestra atención. Este viaje es para disfrutar las ciudades y vivirlas, tomarlo con calma y dejarse llevar.

Roadtrips | Pexels

Disfruta de la magnificencia nórdica

Podríamos comenzar este itinerario en Dinamarca visitando en Parque Nacional de Vadehavet, subir hasta la península de Jutlandia por la costa del Mar del Norte, para después bajar por la vertiente báltica, hasta Copenhague. La capital danesa está conectada con la ciudad sueca de Malmö mediante un puente. Una vez en Suecia podemos visitar ciudades como Gotemburgo. Disfrutaremos de la naturaleza salvaje de este país en nuestra ruta hacia el norte, pudiendo llegar hasta Laponia. Pasando la frontera con Noruega, recorremos el país en paralelo a los fiordos. En los países Nórdicos son más permisivos con la acampada y podremos hacer noche en medio de la naturaleza.

La costa adriática de Italia

Todos sabemos que la Toscana es una de las regiones más apreciadas de Italia, pero ¿qué ocurre con la costa Adriática? El mar Adriático baña desde Trieste hasta el final de la bota. Además de Venecia, Ravena es otra de las ciudades que se encuentran a orillas de este mar. Es una ciudad llena de historia, con grandes vestigios del pasado. En nuestra ruta hacia el sur pararemos por Cesena, Rímini o incluso visitar el micro estado de San Marino. Ancona, Pescara o Andria son algunas otras de las ciudades que nos encontraremos. Finalmente llegaremos a Bari, la capital de la región Apulia. A lo largo de este roadtrip disfrutaremos de deliciosos baños en las aguas turquesa del Adriático.