Viajestic » Destinos

República Checa

Praga: Estos son los lugares imprescindibles de la capital de República Checa

Praga es una de las ciudades más espectaculares de Europa. ¿Estás pensando en visitarla? ¡Estos son los rincones y lugares imprescindibles!

Praga

Pxhere Praga

Publicidad

Praga, ciudad ubicada a orillas del río Moldava, es la preciosa capital de República Checa. Se desarrolló durante el siglo IX, hasta convertirse en una de las capitales más importantes de toda Europa tanto en el siglo XVIII como en el siglo XIX. Antiguamente, Praga también era conocida por ser no solamente la capital de Checoslovaquia, sino también del Reino de Bohemia.

Eso sí, estamos ante una ciudad que también ha sufrido mucho: Desde dos guerras mundiales hasta, incluso, una auténtica dictadura nazi. Debemos tener en cuenta que, después de la Segunda Guerra Mundial, Praga quedó en manos de la influencia soviética. Posteriormente, tras la conocida como Revolución de Terciopelo y la caída del Muro de Berlín, la ciudad fue adaptándose a la llamada economía de mercado.

Lo que es un hecho es que el casco histórico de la capital de República Checa es absolutamente precioso. Tanto es así que fue declarado como Patrimonio de la Humanidad en el año 1992. Por ese mismo motivo, si estás deseando conocer Praga, ¡te contamos qué lugares son imprescindibles en tu visita!

Plaza de la Ciudad Vieja y Reloj Astronómico | Imagen de Ludek en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

Plaza de la Ciudad Vieja y Reloj Astronómico

No es que sea imprescindible… Es lo siguiente. Si vas a Praga sin pasar por esta plaza y maravillarte con su histórico Reloj Astronómico ¡no tienes perdón! La Plaza de la Ciudad Vieja es considerada, sin lugar a dudas, como la auténtica joya de la ciudad. El Reloj Astronómico, ubicado en el Antiguo Ayuntamiento, es la estrella que más brilla de este lugar.

Este reloj data del siglo XV, siendo uno de los más famosos del mundo. Cada hora, verás cómo las figuras de los doce apóstoles aparecen acompañados de cuatro figuras más. Éstas son la Avaricia, la Lujuria, la Vanidad y la Muerte. En la parte inferior del reloj se representa nada más y nada menos que un calendario astronómico. ¡Es precioso!

Puente de Carlos

Uno de los lugares a visitar en Praga que resultan imprescindibles, sin lugar a dudas. Se trata de un puente medieval que data del siglo XIV. Cuenta con un total de 15 estatuas a cada lado, siendo la perfecta unión entre la Stare Mesto (Ciudad Vieja) y Mala Strana (Ciudad Pequeña). De estas espectaculares 30 estatuas del Puente Carlos, destaca la de San Juan Nepomuceno. Éste es el patrón de Bohemia y su estatua está situada en el mismo lugar en el que se dice que fue lanzado al agua, tras la orden del rey. Para que puedas disfrutar del puente sin que esté lleno de gente, te recomendamos que lo recorras a primera hora de la mañana o por la noche. ¡Es toda una delicia!

Castillo de Praga | Pxhere

Castillo de Praga

Es el lugar más visitado de la ciudad, sin ningún tipo de dudas. Por si fuera poco, este castillo es uno de los más grandes del mundo. Si se aprecia, no es el típico europeo puesto que cuenta con un conjunto arquitectónico como existe en pocos lugares. Está lleno de sitios especiales y de ensueño como son la Catedral de San Vito, el Antiguo Palacio Real, el Callejón del Oro, el Convento de San Jorge, la Torre Blanca, la Torre Daliborka y, por supuesto, el Palacio Lobkowitz. Por lo tanto, tendrás que tener bastante tiempo para poder disfrutar de todo esto en condiciones. Si vas con el tiempo justo, quédate con la Catedral de San Vito y con el Callejón de Oro. ¡No te decepcionarán!

Monte Petrín | Imagen de Ludek en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

Monte Petrín

Subir hasta allí, relajarse y disfrutar de las vistas es uno de los grandes planes que podrás hacer en la ciudad de Praga. Puedes ir hasta él en funicular, desde Mala Strana. La Torre de Petrín te recordará a una torre que es muy famosa en París, ¿verdad? Estás en lo cierto. Es bastante similar a la Torre Eiffel, a pesar de tener tan solo 63 metros de altura. En este monte también disfrutarás del conocido Laberinto de los Espejos o la biblioteca del Monasterio de Strahov. Dejar de este lugar encontrarás tanto la Iglesia de San Lorenzo como el impactante monumento en memoria de las Víctimas del Comunismo.

Torre de la Pólvora

Es un hecho que tienes que disfrutar de la parte más antigua de Praga, conocida como Stare Mesto. Sus calles y plazas medievales te enamorarán. Uno de los puntos fuertes de esta zona lo encontrarás en la conocida como Torre de la Pólvora. Fue construida en el siglo XV y destaca por ese precioso estilo gótico. En un principio se llamó Torre Nueva, ya que era la puerta principal de la Gran Muralla que rodeaba la maravillosa ciudad. Poco a poco, comenzó a ser todo un almacén de pólvora, por lo que se quedó con ese nombre. Si subes a la parte alta de la torre podrás disfrutar de unas vistas espectaculares.

Cementerio | Pixabay

El Barrio Judío

Está situado en la parte antigua de Praga. Bien es cierto que va quedando cada vez menos de ese encanto que tanto le caracterizaba, pero no deja de ser un lugar imprescindible en Praga. Sobre todo por su cementerio y por sus espectaculares seis sinagogas. Desde luego que no te dejarán indiferente. Y es que en el Antiguo Cementerio Judío encontrarás cómo las lápidas de piedra se acumulan unas junto a otras, y cómo todas ellas tienen una historia detrás. En este barrio encontrarás también las seis sinagogas: La Alta, la Vieja-Nueva, la Maisel, la Klausen, la Pinkas y, por supuesto, la Española.

Publicidad