ESTADOS UNIDOS

ESTADOS UNIDOS

10 lugares imprescindibles de Chicago

Una ciudad mágica a la que no le falta absolutamente nada. Déjate cautivar por sus rascacielos, sumérgete en su barrio chino, recorre la ciudad en barca... Un mundo de posibilidades, una urbe acogedora, con mucha historia y una arquitectura asombrosa.

Chicago es una ciudad sorprendente, asombrosa, fascinante. Con un punto de magia incluso, y hasta con su parte de leyenda. En esta ciudad fue donde Al Capone, con sus turbios negocios, se convirtió en el mafioso más afamado de Estados Unidos. Y en sus calles, al salir del cine Biograph, fue abatido a balazos el gángster John Dillinger.

Pero Capone y Dillinger forman parte del pasado, no son más que una nota a pie de página en la historia de la ciudad, que hoy en día aparece dominada por su imponente arquitectura y la elegancia de sus rascacielos, conformando un 'skyline' que tiene muy poco que envidiar a la ciudad que más veces hemos visto en el cine: la archi mil veces filmada Nueva York.

Para comenzar nuestro recorrido por Chicago podemos dar un paseo por el lago Michigan (uno de los cinco Grandes Lagos de Norteamérica) que se ha convertido en "la playa de Chicago". Hace años que no piso la ciudad del viento, pero recuerdo perfectamente que en una ocasión, cuando el avión se aproximaba, una niña miró hacia abajo y definió el lago como "un cielo enorme". Y es la mejor definición que he encontrado hasta ahora. Sus aguas tranquilas bañan la ciudad y frente a su costa podrás disfrutar de una vista maravillosa de los rascacielos de la ciudad.

Uno de estos altísimos edificios (ya no es el más alto pero sí uno de los que conservan mayor encanto) es la torre Hancock, actualmente conocida como Chicago 360º, desde su planta 94 podrás observar las mejores vistas de la ciudad. Además, cuenta con lo que ellos denominan 'Tilt' (que traducido significa inclinación), una cristalera que se inclina para que puedas contemplar la ciudad como jamás habrías pensado, aunque en este momento no puede utilizarse porque están realizando mejoras. Una o dos plantas por encima del observatorio tienes el restaurante; un lugar perfecto para tomarse una copa o un cóctel y asombrarse una vez más con la panorámica de Chicago.

Otro de los edificios destacados de la ciudad es el Wrigley Building, mandado construir en 1920 por el magnate de la goma de mascar, William Wrigley Jr. Su fachada, de terracota blanca, es muy representativa. Y su torre central está inspirada en la Giralda de Sevilla. Pero si hay una construcción que no te puedes perder en Chicago es la Water Tower, uno de los pocos edificios que resistió el gran incendio de 1871 que dejó la urbe en ruinas.

Si lo tuyo no es la arquitectura puedes estar tranquilo, no todo son grandes inmuebles. También puedes perderte en el modernísimo Millenium Park, un parque de 2,2 hectáreas que es la prueba de que Chicago respeta su consigna oficial en latín: Urbs in Horto (una ciudad en un jardín). El parque ha ganado premios por sus características innovadoras, siendo una de sus pieza más visibles el Jay Pritzker Pavilion diseñado por Frank Gehry. Este espacio hace honor a la tradición de Chicago de ser la ciudad que más ha aportado al desarrollo de la arquitectura y del paisaje urbano moderno. Si te quieres perder un poco, una buena opción es adentrarse en Chinatown un sitio donde sus tiendas y sus cárteles ilegibles te harán sentir como si estuvieras en China y no en Estados Unidos.

Volviendo al centro no puedes perderte el Loop, el tren sobreelevado que a base de aparecer en distintas películas y series de televisión se ha convertido en un icono de la ciudad. En realidad, ninguna línea del Loop circula completamente en sentido circular (como era el propósito inicial), pero conecta diferentes puntos de la ciudad de forma rápida y eficaz. Tampoco puedes dejar de visitar la Milla Magnífica, la versión americana de los Campos Elíseos. Aquí se concentran los negocios más exclusivos, los restaurantes, los hoteles y las tiendas más lujosos. La avenida Michigan atraviesa la Milla Magnífica y su bulevar central se muestra impecable durante todo el año con asombrosos arreglos florales y una espectacular iluminación durante las Navidades.

Por su historia y por ser una de las atracciones más populares de Chicago, la fuente de Buckingham es una visita obligada. Inaugurada en 1927, es una de las fuentes más grandes del mundo; capaz de lanzar agua hasta los 46 metros de altura. Por las noches, el espectáculo de luz combinado con los torrentes de agua que manan de sus 134 conductos congrega a miles de turistas. Y antes de despedirte de la ciudad puedes decirle adiós haciendo un recorrido en barca por el río Chicago, observando cada uno de sus edificios y dejándote inundar por la magia de la urbe. La belleza de Chicago no te dejará indiferente.

Más información:
Ciudad de Chicago
Turismo de Illinois

Enrique Lavilla | Madrid
| 27/07/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.