Viajestic » Destinos

El resurgir de la capital de Israel

Jerusalén, destino foodie en 2017

Tradición, historia… Son muchos los atractivos que Jerusalén reúne y que gustan a los visitantes. A todos ellos se suma uno más: la gastronomía.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Rosario Fernández | Madrid
| 08.01.2017 19:34

Seguro que te interesa

5 de los mejores roscones de Reyes

5 ciudades para visitar en 2017

Así, por ejemplo, la prestigiosa revista estadounidense Travel+Leisure ha situado Jerusalén en su lista anual de los 50 destinos gastronómicos para visitar en 2017. Así lo señala en la introducción del reportaje, que destaca que “en 2017, querrá dirigirse a Jerusalén por su excitante comida levantina”. La publicación dice de la capital de Israel: “Típicamente considerada más un lugar de peregrinación que una ciudad sibarítica, Jerusalén ha surgido ahora como una fuerza culinaria que puede competir con la vecina Tel Aviv”. La diáspora judía y Oriente Medio se unen en restaurantes como Ishtabach, donde se puede probar el shamburak kurdo, un pastel con pechuga, patatas y chimichurri, y en Machneyuda, con su conocido tartar de ternera con ciruelas. Otros platos típicos de la cocina israelí es el Sabich. Creado por los inmigrantes judíos iraquíes en Ramat Gan, un sabich es una pita rellena de rebanadas de berenjena frita, rodajas de huevos duros cocinados largos, hummus y encurtidos, coronado con una generosa llovizna de amba, un derivado del mango. Fusión y tradición se combinan en estos restaurantes de la capital israelí.

Ishtabach 



Este restaurante encarna todo lo que es bello sobre la común y cotidiana Jerusalén. ¿Cómo? A través del plato que es la especialidad del lugar: un pastel sirio-kurdo llamada shamburak, que es masa rellena de carne En Ishtabach, tendrás varias carnes para elegir -entre ellas, guisado de costilla, lengua, asado y cerebro- y acompañamientos, como chutney, curry y verduras curadas. Esta maravillosa combinación de sabores es otro ejemplo brillante de la moderna cocina del país, y en el camino, Oren Sasson-Levi -el hombre detrás de Ishtabach- demuestra que la línea entre la simplicidad y la complejidad es muy fina.

Imagen no disponible | Montaje

Chakra

Este restaurante fue inaugurado en 2000 por los chefs Ilan Grossi, Eran Peretz y Roger Moore, que muchos consideran como los fundadores de la escena culinaria de Jerusalén. Aunque se abrió en una época particularmente problemática (la Segunda Intifada) y ha sufrido dificultades a lo largo del camino (entre ellos una reubicación y la salida de Ilan Grossi), Chakra ha seguido siendo uno de los principales restaurantes en la capital, y uno de los lugares preferidos por muchos para degustar una buena cena. A través de platos como el tortellini de remolacha en mantequilla de parmesano, los kebabs con tahini y verduras tostadas al fuego, o los ñoquis con cordero y salsa de mantequilla de res, la cocina se extiende sobre las murallas de Jerusalén hasta el Mar Mediterráneo hasta llegar a la Italia clásica. El resultado es un nuevo género culinario que habla con un acento de Jerusalén.

Imagen no disponible | Montaje

Machneyuda

Machneyuda fue abierto al lado del Mercado Mahane Yehuda por tres chefs: Assaf Granit, Yossi Elad y Uri Navon. Sus creativos menús, que apuestan por una cocina de temporada, se renuevan cada día. La decoración rehúye de florituras y la cocina abierta permite a los comensales disfrutar un poco del espectáculo creativo de ver a los chefs en sus fogones. Su alto nivel en la cocina lo ha convertido, sin duda, en un destino obligatorio para los amantes de la cocina. El restaurante ha dado origen a un grupo con cinco establecimientos en Jerusalén, dos en Londres e incluso una empresa de catering. Hay un hilo común de Jerusalén en todos sus restaurantes y, especialmente en Machneyuda, con su ambiente bullicioso y animado y la comida inspirada en el mercado, desde kebab con tahini-gurt, pesto, harissa y limón en escabeche a "Uri's Mum's Basbousa" pastel con tahini Helado, crema batida, fruta y miel de la fecha. Y luego, por supuesto, una polenta inolvidable.

Imagen no disponible | Montaje

Seguro que te interesa

Chefs con estrella Michelin que cocinan a 30.000 pies de altura

7 lugares en los que 'apretarse' un buen cocido madrileño

Publicidad