Europa

Europa

Hidra, una isla griega para un verano en familia

El paraíso secreto de los atenienses

La isla de Hidra, una pequeña isla griega localizada en aguas del golfo Sarónico, en el mar Egeo, es uno de los secretos mejor guardados de los atenienses. La isla tranquila, es uno de los destinos de vacaciones de los griegos que huyen de la ciudad. Situada al sur de Atenas, frente a la península de la Argólida, entre el golfo Sarónico y el golfo Argólico, está separada del Peloponeso por el estrecho del golfo de Hidra. De Atenas a Hydra, el Golfo Sarónico está salpicado de lugares arqueológicos, de puertos y de pueblos típicos. Paisajes marinos, montañas altas que caen sobre el mar, costas arboladas, o rocosas y áridas, el paisaje típico y espectacular de las islas griegas. Hydra forma parte de las islas Sarónicas, junto con Egina, Poros y Spetses, un paraíso de tranquilidad perfecto para unas vacaciones en familia. Hydra, es una isla abierta y magnífica en la que los atenienses buscan la tranquilidad y la relajación, pero que ofrece muchas actividades durante el día y una intensa vida nocturna. La ciudad, conocida como Puerto Hydra, en el centro de la isla, está construida alrededor del puerto, con casas apiñadas y colores que destacan en blancos, azules y grises, sobre el azul profundo del mar. Y las playas de aguas cristalinas de Spilia, Mandraki, Kaminia y Vlychos, a las que se accede a pie o en barca, nos aseguran un verano único. Y para ver, en torno al puerto casas nobles diseñadas y construidas por arquitectos genoveses y venecianos, que se pueden visitar como la de Tombazis que alberga la Escuela de Bellas Artes, o la de Tsamadou con la Escuela Superior de la Marina Mercante. En el muelle el Monasterio de Teotocos, catedral de la isla y alrededor pintorescas callejuelas ideales para pasear y disfrutar por la tarde de todo su encanto. Y alrededor del puerto, los cañones que protegían la ciudad que aún se pueden ver. Puedes subir hasta el Monasterio de Profitis Ilias si quieres vistas maravillosas. Y después cenar tranquilamente cerca de la catedral en alguno de los estupendos restaurantes con patios al aire libre, como Douskos o The Three Brothers, en la misma zona. Si te atreves con rutas más largas, o eres amante del senderismo y te apetece, puedes ir hasta Kaminia, una aldea de pescadores que está a 45 minutos a pie hacia el oeste, o llegar hasta Mandraki, a una hora a pie hacia el este, que es el puerto donde se encontraban los astilleros navales en los siglos XVIII y XIX. Y más allá, la zona deshabitada de la isla es ideal para pasear y perderse. La mayoría de la gente pasea por todas partes. Para llegar a Hydra, hay que coger un ferri desde el del Pireo, o desde el puerto de Nauplia, que está en la costa del Peloponeso. Y lo mejor de todo es que los vehículos no están permitidos en la isla. No hay tráfico, el paríso para cualquier familia con niños. El transporte público es el burro o los taxis acuáticos. No hay nada que pueda gustar más a los más pequeños. Si estás buscando un destino familiar y tranquilo para tus próximas vacaciones, Hidra es, sin duda, un lugar perfecto para todos. Disfruta del verano en una isla maravillosa en Grecia.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.