AVENTURA Y ADRENALINA

AVENTURA Y ADRENALINA

5 experiencias extremas en Perú para amantes del riesgo

Dominar canoas en ríos bravos, conducir en pleno desierto, con dunas gigantescas; o incluso escalar las montañas de los Andes por sus caras más complejas son solo algunas de las mejores iniciativas de deporte y adrenalina que ofrece Perú. El país sudamericano se especializa en alegrar la vida a amantes del riesgo.

Sandboarding en Cerro Blanco
Sandboarding en Cerro Blanco | Viajes Kunan

En Perú se puede vivir la vida al máximo, y más si tienes la suerte de recorrerte las cuatro esquinas del país en busca de las experiencias más extremas. La posibilidad que ofrece una orografía tan variada como la suya permite, en una escapada en busca de aventuras, disfrutar del desierto, de los ríos más salvajes, el Pacífico o las montañas más escarpadas de los Andes. Y todo ello, claro, mientras se disfruta de paísajes únicos, de una gastronomía excepcional y de una hospitalidad que, seguro, nos motivará a volver.

Hemos seleccionado cinco aventuras que seguro harán las delicias de aquellos a los que les gusta disfrutar de deportes de riesgo y sentir la adrenalina a tope. Son experiencias únicas que pondrán a prueba tus límites y, de paso, permitirán guardarte en las retinas unos momentos inolvidables. ¿Por cuál empezamos?

Descenso por el cañón del Colca

1. Canotaje en el río Colca, el cañón más profundo del mundo. Arequipa (extremo sur del país) ofrece a sus visitantes un estupendo circuito lleno de curvas y remolinos para practicar el canotaje: el río Colca. Con más de 129 kilómetros de recorrido y flanqueado en ambas orillas por cordilleras volcánicas, la corriente de agua forma un cañón que ofrece al deportista la posibilidad de elegir entre diferentes zonas de distintos niveles, según la experiencia de cada uno. El Colca está catalogado como rápido y fuerte en grado 5 por los expertos en descensos, lo que significa que el cauce es muy variado y agreste, lleno de sorpresas. Lo habitual es partir de Arequipa muy temprano (6.00 h.) en dirección al Valle del Colca- Chivay (un viaje de tres horas y media). Se inicia el canotaje en el poblado de Sibayo y el recorrido dentro del río dura aproximadamente algo menos de dos horas. Si se desea, se puede rematar la aventura relajándonos en los Baños termales de La Calera.

Conducir por el desierto de Huacachina

2. Buggies y sandboard en el desierto de Huacachina buscando la duna gigante. En la localidad de Ica, en el centro sur de Perú, se extiende un desierto salpicado de altas dunas. Es un lugar perfecto donde practicar sandboard o conducir en buggie. Igual que el snowboard, pero cambiando la nieve por arena, el sandboard permite deslizarnos por las dunas adquiriendo mucha velocidad. Para los que prefieren las actividades en grupo, el buggie trepa y salta por las dunas, dando la sensación de estar en una montaña rusa en pleno desierto. Y siempre existe la opción de hacer ambos, en tours que salen del lago Huacachina y que se dirigen al oeste, conduciendo el coche especial para la arena, en busca de una de las dunas más altas del desierto, que será de donde empezaremos a deslizarnos.

Cogiendo olas en la playa de Chicama

3. Surf en la playa de Chicama, con olas durante los doce meses. Perú es un país perfecto para hacer surf, pues ofrece olas durante los 365 días del año. A lo largo de sus más de 3.000 kilómetros de costa, el país recibe corrientes del norte, sur y noroeste, lo que crea olas de todo tipo para todos los niveles. Una de las más buscadas se puede encontrar en la playa de Chicama, al norte del país. También en esta costa, en el distrito de Piura, están algunas de las playas más famosas de Perú, como Máncora o Cabo Blanco, conocida por tener una de las olas tubulares más perfectas del litoral peruano. Otra opción es el balneario de Pacasmayo, donde rompen olas largas tubulares, constantes, de varias secciones. Y si quieres compatibilizarlo todo con una playa perfecta, no te olvides de visitar Tumbes.

Escalada en la Cordillera Blanca

4. Escalada en el pico del Nevado Huascarán, el más alto del país. La Cordillera Blanca y el Parque Nacional Huascarán ofrecen a los amantes del riesgo una infinidad de circuitos de escalada en hielo. A lo largo de 180 kilómetros, hay repartidos más de 35 picos nevados que superan los 6.000 metros de altura, siendo el Nevado Huascarán (6.768 metros) el más alto de Perú y el segundo más alto de Sudamérica. En el huascarán podemos encontrar hermosas lagunas, quebradas y paisajes declarados Reserva de Biosfera por la UNESCO; y en 1985 fue incluido en la lista de Patrimonio Natural de la Humanidad. Dentro de sus límites existen cerca de 660 glaciares y 300 lagunas de origen glaciar. Hay programas de escalada de hasta 23 días de duración, aunque se puede realizar en nueve, eso sí, solo para experimentados.

Parapente sobre la Costa Verde de Lima

5. Parapente sobre el Pacífico en la Costa Verde. Este nombre es el que recibe la vía ubicada en la costa cercana a Lima, que recorre la parte sur central del litoral uniendo los distritos de San Miguel, Magdalena, San Isidro, Miraflores, Barranco y Chorrillos. Para los que quieran surcar los cielos y ver tanto el Pacífico como la gran ciudad histórica desde una perspectiva diferente, nada como acercarse a Miraflores, una de las mejores playas de la zona. El despegue es muy fácil, y en minutos tus pies estarán flotando sobre la tierra. La actividad parte al lado del Parque del Amor y como la brisa que viene del océano choca contra la ladera de Lima, y se desvía hacia arriba generando una banda ascendente, rápidamente ganaremos y mantendremos la altura. Un recorrido a lo largo del acantilado de Miraflores.

Más información:
Turismo de Perú

Sergio Cabrera | @sergiossen | Madrid
| 30/10/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.