En las afueras de la capital tailandesa y en los lugares más rurales nos encontramos con los llamados “Mercados Flotantes”. La red de canales construida gracias al río Chao Prayha ha hecho posible que estos mercadillos sobre el agua no hayan desaparecido y continúen tras siglos de historia.

Tradicionalmente, estos mercadillos servían a los campesinos para el transporte de sus mercancías y la venta de productos, aunque actualmente se ven rodeados de turistas. Las barcas ya venden todo tipo de cosas, desde comida hasta souvenirs. Llama mucho la atención como los vendedores cocinan carne o pescado en su propia barca, comida que se podrá comprar inmediatamente.

Mercados Flotantes | Pixabay

En Bangkok y sus alrededores existen varios Mercados Flotantes, de los cuales vamos a destacar aquellos que cuentan con más fama y que no tenéis que perderos:

1. Damnoen Saduak: es el más famoso entre los turistas y donde más bullicio vas a encontrar. Se encuentra un bastante alejado de Bangkok, a unos 80 kilómetros, pero es muy fácil llegas hasta él. Al ser tan grande, la diversidad de los productos que se venden es espectacular, por lo que todo lo que busques lo encontrarás en este lugar.

2. Khlong Lad Mayom: a tan solo 20 kilómetros de Bangkok se encuentra este mercado que, al no estar muy masificado, tiene la esencia tradicional de otros tiempos. Es muy pequeño pero en él puedes observar cómo es la vida de los locales y comprar productos realmente auténticos.

3. Amphawa: los fines de semana podéis encontrar este mercado abierto, también a 80 kilómetros de la capital. Es un lugar con mucho ambiente que puedes visitar tanto a pie a ambos lados del río como montado en barca, cualquier forma es ideal.

4. Tailing Cha: a 12 kilómetros de Bangkok se sitúa este mercado que es uno de los más pequeños de todo el país pero también de los más verdaderos. Los productos agrícolas que se venden son frescos y la comida exquisita.