Son muchas las personas que están acostumbradas a ver las calles de su pueblo o ciudad nevadas en invierno. Y quienes no acostumbran a ver las calles blancas por lo que se emocionan mucho cuando eso pasa. También son muchas las personas que disfrutan haciendo excursiones a lugares nevados, haciendo muñecos de nieve, tirándose en trineo o esquiando.

En definitiva: son muchas las personas a las que le gusta la nieve. Y, si tú eres una de ellas y no quieres esperar a que lleguen los días fríos para poder pisarla, estás de suerte. En las siguientes líneas te vamos a hablar de varios lugares en los que hay nieve todo el año.

Eso sí, esto no ocurre en cualquier parte. Suelen ser lugares altos de países fríos. Lugares en los que no saben lo que son los 40 grados y mucho menos si son a la sombra. Por ejemplo, puedes preparar un viaje al glaciar de Hintertux, en Austria. Eso sí, si vas hasta allí no olvides tus esquíes, pues cuenta con 86km de pistas que abren durante los 12 meses del año.

Esquí | Pixabay

Si Austria te parece un lugar cercano, entonces quizá prefiera ir a Stryn Sommerski, en Noruega. Se encuentra en el glaciar Jostedalsbreen, que es el mayor de toda Europa. Y puedes ir a esquiar allí entre los meses de mayo y octubre. Perfecto para escapar del calor.

Si sigue pareciéndote cerca, puedes lanzarte a pisar la nieve de otro continente. Por ejemplo puedes escoger el Cerro Catedral de Argentina. Allí es invierno cuando en España es verano, así que no es muy complicado encontrar las pistas de esquí repletas de nieve. Lo mismo ocurre en El Colorado de Chile, al otro lado de los Andes. O en las Antípodas de Nueva Zelanda, otro lugar idóneo para disfrutar de la nieve cuando en casa hace calor por ser verano.

Aunque lo cierto es que también hay otros lugares en los que jugar con la nieve bastante más cerca. Por ejemplo, en los picos más altos de Andorra. O en la estación de esquí francesa Les Deux Alpes, que abre todo el año. Además, ese no es su único atractivo, sino que cuenta con algunos más: un funicular excavado en el hielo y unas vistas panorámicas de los Alpes a 3450 metros sobre el nivel del mar.