Aquí se lleva practicando durante mucho tiempo el slow travel: paseos por la naturaleza, turismo sostenible, deliciosas comidas con alimentos de proximidad y largas sobremesas y la hospitalidad de sus gentes. Estos motivos y muchos más –que has de descubrir- hacen de nuestro país “hermano” un lugar maravilloso para comenzar a viajar este verano. Vamos a conocer alguno de los pueblos y localizaciones más bonitos de la zona:

Marvão

Este pueblecito se encuentra a los pies de la Sierra de Sao Mamede y muy cerca de Extremadura. Está rodeado de murallas y todas las calles se dirigen al castillo que se encuentra en lo alto de una colina y tiene, por tanto, unas vistas maravillosas. El Castillo de Marvão guarda una tremenda historia; era uno de los lugares de refugio de los judíos sefardíes que huían de la Inquisición en España.

Elvas | Imagen cortesía de Turismo de Alentejo

Elvas

Es una localidad repleta de fortificaciones como la de Santa Luzia y la de Nossa Senhora de Graça, ambas con forma de estrella. También destaca su acueducto, con 843 arcos, 40 metros de alto y, nada menos que, 7 kilómetros de largo. Otro monumento importante es la iglesia de las Dominicas que tiene forma octogonal.

Arraiolos | Imagen Cortesía de Turismo de Alentejo

Évora

Este lugar fue residencia de los reyes de Portugal en el siglo XV, y es por ello que está cargado de historia. Es peculiar por sus estrechas calles que están repletas de tiendas en las que se vende innumerables artículos fabricados con corcho: bolsos, corbatas, gorras y cuadernos.

Monsaraz | Imagen cortesía de Turismo de Alentejo

Monsaraz

Es considerada uno de los lugares más bonitos del Alentejo. Lo más característico son sus casas encaladas de blanco y rodeadas de una muralla medieval. El pueblo está coronado por un castillo con una imponente Torre del Homenaje, que fue utilizada con fines defensivos. Pero además de sus impactantes pueblos, nos encontramos lugares para disfrutar de la naturaleza y de los deportes acuáticos o de las playas, ideales para ir en pareja o en familia.

Alqueva | Imagen cortesía de Turismo de Alentejo

Alqueva

Este embalse es enorme y aquí se puede pasear en barco y practicar deportes como el esquí acuático, el piragüismo o el kayak. Esta construcción está sobre el rio Guadiana, una parte de la presa está en terreno de Badajoz, y es la presa más grande de Europa. Además su cielo es único en el mundo, ideal para la observación de las estrellas. Es un área protegida registrada por la UNESCO como área protegida para la observación de las estrellas.

Praia Zambujeira do Mar | Imagen cortesía de Turismo de Alentejo

Vila Nova de Milfontes

Es uno de los pueblos costeros con más encanto y se encuentra en la desembocadura del rio Mira y dentro del Parque Natural del Sudoeste Alentejano. Tiene escarpados acantilados, pero también, maravillosas playas arenosas como la Playa do Malhao, la de Alteirinhos, la del Farol o la de Almograve.

El Alentejo lo tiene todo para disfrutar en estas vacaciones: gastronomía, maravillosos paisajes, playas paradisiacas, pueblos de ensueño y un cielo espectacular. Además busca un turismo sostenible, relajado, sin masificaciones y podemos visitarlo en nuestro coche; el destino ideal para disfrutar de las vacaciones en sin salir de la península.