Viajestic » Curioso

El famoso y misterioso metro de Moscú

El enigma del Metro de Moscú: ¿Hay una línea oculta y secreta?

Muchos son los que aseguran que en el metro de Moscú existe una línea paralela, oculta y secreta. ¿Hasta qué punto es cierto? ¿Cuál es su historia?

Metro de Moscú

Imagen de Diego Delso en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0 Metro de Moscú

Publicidad

Bajo nuestros pies puede llegar a abrirse un espectacular mundo secreto, muchas veces desconocido por el ciudadano y que, además, no tiene acceso. Eso es precisamente lo que podría haber llegado a pensar la URSS al acabar la II Guerra Mundial y, acto seguido, dar por comenzada la conocida como Guerra Fría.

La sorprendente escalada nuclear entre Estados Unidos y URSS llegó a tal punto que, por unos instantes, se llegó a temer que este conflicto tuviera consecuencias aún más catastróficas. Por ese mismo motivo, Stalin pudo haber ideado un plan muy concreto: Realizar una línea de metro completamente secreta.

Debemos remontarnos al año 1935, concretamente al 15 de mayo. Ese día se inauguró la primera línea de metro en la ciudad de Moscú, que conectó Park Kultury con Sokólniki. Tuvieron que esperar algunos años hasta que se pudieron realizar las primeras estaciones subterráneas. Stalin se fijó en eso y se planteó una posibilidad: ¿Cuál sería el lugar más seguro si Rusia sufriera un ataque nuclear?

Moscú | Imagen de Diego Delso en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

En efecto, bajo tierra. Por ese mismo motivo, en 1950 podría haber anunciado a algunos colaboradores un plan llamado, en clave, D-6. La idea en cuestión era construir algo similar a un metro secreto, completamente paralelo al que Moscú utiliza de manera habitual. Eso sí, solo los altos cargos del país podían conocer esta información.

No solamente serviría de refugio en caso de ataque nuclear, sino que también podría llegar a conectar los principales edificios de la capital de Rusia: Desde Kremlin hasta el aeropuerto del Gobierno de Vnúkovo-2 hasta los cuarteles del Servicio de Seguridad y el Cuartel de las Fuerzas Armadas. ¡Entre otros lugares!

El proyecto, más adelante, se llegó a denominar Metro-2 y guardaba otro secreto. Se trata nada más y nada menos que una ciudad-búnker (bajo el nombre de Ramenki-43) donde, en caso de necesidad, se esconderían los altos del país. Esta localidad subterránea tendría unos 2 kilómetros cuadrados de dimensión, contando con almacenes con víveres para sobrevivir, al menos, durante 30 años.

Moscú | Imagen: Diego Delso, delso.photo, Licencia CC-BY-SA - Wikipedia

Ahora bien ¿fue tan solo una ilusión o, en efecto, se llegó a construir? Este secreto se mantuvo durante décadas hasta 1991, el año que cayó la URSS. A partir de entonces, muchos funcionarios afirmaron que este espectacular proyecto existía, algo que refrendó el conocido como Departamento de Defensa de Estados Unidos a través de un informe. En un informe (bajo el nombre de ‘Fuerzas Militares en Transición’) se explicaba la existencia de Metro-2 y las comunicaciones entre los principales edificios del país.

No existía ninguna prueba sólida de su existencia hasta el año 2006. En ese año se derribó el conocido Hotel Rossiya, uno de los más prestigiosos de Moscú. Es entonces cuando apareció algo sorprendente y desconocido: Se hallaron túneles que estarían conectados directamente con el Kremlin. Recordemos que hace unos cuantos años este hotel era una auténtica joya, ya que era donde se reunía el conocido Comité Central del Partido Comunista.

Con tal de calmar la sed de conocer más información al respecto, las autoridades decidieron abrir al público dos de los lugares más secretos del país: El búnker Izmailovo (refugio de Stalin) y el búnker 42 (pensado para las grandes personalidades). Por lo tanto, ¿el proyecto Metro-2 quedó en una simple ilusión o realmente se llevó a cabo? Todavía es un misterio.

Publicidad