La firma china sigue lanzando dispositivos a buen ritmo, de hecho esta última semana hemos conocido su último gran teléfono, el Xiaomi Mi A3, el sucesor de una de las gamas de smartphones más populares de la firma china, y que estrenó el Android puro en su gama gracias a Android One. Hoy nos hacemos eco de un teléfono que ha lanzado Xiaomi en China bajo la marca QIN, y que es un dispositivo bastante extraño en cuanto a su concepción y propósito. No es el teléfono habitual al que estamos acostumbrados, sino que mezcla características de gama baja con una pantalla que sinceramente no habíamos visto antes, con un aspecto ultra panorámico.

Características del Xiaomi QIN con Android GO

Android GO es la versión más liviana del sistema operativo de Google, se ha desarrollado principalmente para países en vías de desarrollo y móviles poco potentes, pero se venden igualmente en el mundo occidental. Ahora la firma china ha lanzado con una de sus submarcas un curioso teléfono móvil que parece que tiene un doble propósito. Porque más que ser un Smartphone como los que acostumbra a lanzar la firma china, parece más bien un dispositivo inteligente más cercano a un mando a distancia universal que a un teléfono propiamente dicho.

Xiaomi QIN | Xiaomi

Su aspecto exterior más sorprendente es sin duda la pantalla, que tiene un tamaño de 5,05 pulgadas, pero que tiene una enorme relación de aspecto, de 22.5:9. Una pantalla que cuenta con una resolución de 576x1440 píxeles, por lo que podríamos decir que es HD+. No se sabe nada del procesador, pero sí que tiene 32GB de almacenamiento interno. Y que su sistema operativo es Android Go 9.0 basado en una capa de software de Xiaomi que parece estar orientada al control de otros dispositivos del universo XiaoAI, el Internet de las Cosas de la firma china.

Tiene un grosor de 8.6mm y un peso de 105 gramos, mientras que la batería tiene una capacidad de 2100mAh, más que suficiente para un teléfono de este tamaño y prestaciones. Llega con un conector USB Tipo C, así como con un puerto de infrarrojo. Este último orientado a controlar otros dispositivos como un mando a distancia. Aunque el gran valor de este teléfono si estamos en China es que puede utilizar el asistente de voz de Xiaomi para controlar todo el ecosistema de dispositivos del Internet de la Cosas mediante comandos de voz y una interfaz adecuada a este uso.

Este curioso teléfono cuenta también con conectividad Wifi, así como bluetooth 4.2, siendo además compatible con redes móviles hasta 4G, por lo que estamos ante un teléfono en toda regla, que eso sí, está pensado para un uso más parecido al de un mando a distancia. También tiene una cámara de fotos, de la que conocemos poco, y su capa de software permite también disfrutar de interesantes juegos. Una de las mejores cosas es su precio, ya que llega al mercado chino por solo 65 euros al cambio, lo que sin duda está muy bien. Eso sí, lo malo es que no podemos sacarle partido en España gracias a que el asistente XiaoAI es el centro de su actividad, y claro, de momento solo funciona en chino.