Probablemente hayas escuchado más de una vez que la luz azul produce efectos negativos en nuestro cuerpo, como problemas oculares o envejecimiento. Y es que existe bastante polémica en torno a las consecuencias que puede conllevar exponerse a esta luz. Pero, ¿cómo nos afecta realmente? En el vídeo te lo explicamos.

Mientras unas personas insisten acerca de lo perjudicial que puede resultar para la salud, otras niegan cualquier relación entre la radiación de esta luz y los efectos negativos sobre nuestro cuerpo.

La llamada luz azul es emitida por fuentes naturales como el Sol, pero también por fuentes artificiales como los dispositivos electrónicos o las bombillas LED. Constantemente estamos expuestos a la luz azul y en los últimos años más que nunca debido a la abundante presencia de luces y pantallas (sean publicitarias, televisiones, tablets… ) a nuestro alrededor y el alto uso que hacemos a diario de las pantallas electrónicas, personas de todas las edades.

Es cierto que la luz artificial ofrece beneficios como leer cualquier cosa desde un móvil sin necesitar una lámpara, trabajar durante más tiempo, o la continua presencia de entretenimientos. Sin embargo, las dudas acerca de cómo nos afecta siguen sin encontrar respuesta. Por ello, tratamos de aclararlo en el vídeo.

La luz azul es una región del espectro de la luz visible, es decir, el espectro de radiación electromagnética que el ojo humano es capaz de ver. Su longitud de onda comprende entre los 400 nanómetros (nm) y los 700nm y está compuesta por fragmentos pequeños de luces de colores. A cada color le corresponde una determinada longitud de onda.

Por ejemplo, la longitud de onda de la radiación infrarroja (con una longitud entre 1 mm y 750 nm) es más larga que la de la luz ultravioleta (entre los 380nm y los 10nm); en cambio, la longitud de onda de la luz azul comprende entre los 380nm y los 475nm. Por ello, otras especies de seres vivos son capaces de percibir longitudes de onda distintas: las abejas pueden ver la luz ultravioleta que emiten las plantas para que encuentren el néctar en la flor.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Cuál fue el primer color que surgió tras el Big Bang?

La tristeza altera la percepción del color azul