TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA

Ciertas enfermedades de la madre pueden desencadenar TEA en sus hijos

Esta afección, relacionada con el desarrollo del cerebro, afectaba al 1,2 % de los 653.580 niños que participaron en la investigación danesa.

Embarazo

Embarazo drobotdean para Freepik

Publicidad

Un estudio de la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai y la universidad danesa de Aarhus ha observado qué enfermedades crónicas y no crónicas de una madre durante el embarazo pueden influir en sus hijos en forma de trastorno del espectro autista o TEA.

El trabajo científico investigó sistemáticamente las asociaciones entre los diagnósticos maternos durante el embarazo y el riesgo de sus hijos de tener TEA en su futuro. Hasta la fecha, tal y como indican los autores, los estudios solo se habían basado en pocos casos y no tenían en cuenta ciertas enfermedades.

Para realizar el trabajo, los científicos tomaron datos de 653.580 niños que nacieron en Dinamarca entre 1998 y 2007. Asimismo, también obtuvieron datos sobre la salud de sus madres, que en total fueron 425.399. La muestra incluyó 7.866 participantes con casos de TEA, lo que equivalió al 1,2 % de los mismos.

Enfermedades maternas relacionadas con TEA

Los investigadores analizaron 241 condiciones maternas no crónicas y 90 crónicas para demostrar su asociación con el trastorno del espectro autista. De estas patologías observadas, los científicos concluyeron que 15 diagnósticos no crónicos y cinco crónicos se relacionaron "significativamente" con TEA.

Por una parte, en cuanto a las complicaciones físicas, los autores del estudio asociaron las lesiones en el embarazo como una "parte importante" asociada a los diagnósticos de TEA cuando los niños crecieron. Entre ellos se encontraron la diabetes mellitus durante el embarazo, la fractura de cráneo o de huesos faciales.

En el caso de los diagnósticos psiquiátricos, los investigadores relacionaron varias patologías que padecían las madres durante el embarazo con el desarrollo de TEA por sus hijos. Estas incluirían trastornos como el estrés, la ansiedad y la depresión durante el periodo de gestación. Otros serían el trastorno de la personalidad o de la adaptación.

Por otra parte, enfermedades como la epilepsia o el síndrome del intestino irritable también estarían relacionadas con TEA cuando el niño fuera más mayor.

Los autores de esta investigación realizaron un seguimiento a los participantes durante una media de 9,9 años. Asimismo, la mediana de edad para diagnosticar TEA entre los participantes fue de 6,8 años. Por último, los científicos aclaran que la "edad materna en el momento del parto no difirió" en el resultado de trastorno del espectro autista de los niños.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Hallan microplásticos en las placentas de los bebés

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad