CONOCER CÓMO FUNCIONA LA MENTE HUMANA

Crean una inteligencia artificial que piensa y aprende como un bebé

PLATO es capaz de saber qué le pasará a un objeto al tirarlo al suelo solo con ver vídeos de este suceso.

¿Qué nombre tendrá este bebe?

¿Qué nombre tendrá este bebe? Barney Wrighson en Flickr CC

Publicidad

El sistema de aprendizaje PLATO es capaz de imitar a un bebé. De hecho, esta inteligencia artificial puede aprender a base de vídeos y puede tener hasta 'sentido común' al saber cómo se comportarán ciertos objetos.

Se trata de un trabajo desarrollado por científicos de la empresa DeepMind y la Universidad de Princeton, en Reino Unido. Han elaborado una inteligencia artificial que aprende las reglas básicas del sentido común de la física, tal y como lo hace un bebé de dos meses de edad.

Los bebés son conscientes de la 'física intuitiva', que es aquella que implica "las reglas de sentido común de cómo funciona el mundo", como describen en 'Nature Asia'. La publicación pone como ejemplo que los pequeños de cinco meses se sorprenden si se les muestra una situación que involucre un evento físicamente imposible, como que un objeto desaparezca.

Una inteligencia artificial que se "sorprende"

Luis Piloto y sus colegas realizaron un sistema de inteligencia artificial, PLATO, capaz de pensar como un bebé y de aprender esta física intuitiva. Para hacerlo, PLATO imita la tesis de que los objetos juegan un papel central en la representación y predicción del mundo físico.

Para entrenar a la inteligencia artificial, los investigadores le mostraron vídeos de escenas simples de pelotas rodando, cayendo al suelo y rebotando entre sí. Después le enseñaron vídeos con escenas imposibles o cosas que no pasan en la realidad y PLATO se "sorprendía" cuando se le mostró algo que no tenía sentido. Solo había visionado 28 horas de vídeo.

Cononcer más la mente humana y la IA

En el futuro, los hallazgos de Piloto y sus colegas servirán para construir modelos informáticos de inteligencia artificial que simulen la mente humana, ya que ahora lo han logrado imitando las suposiciones de un bebé.

Además, como señala Susan Hespos, que revisa la investigación de Piloto, este trabajo "está aportando información a la antigua pregunta de qué puede ser innato en los humanos y qué se puede aprender". Por tanto, el estudio contribuye tanto a la comprensión de la mente humana como al desarrollo de la inteligencia artificial.

"Más allá de eso, está definiendo nuevos límites sobre el papel que pueden desempeñar los datos de percepción cuando se trata de sistemas artificiales que adquieren conocimiento. Y también muestra cómo los estudios sobre bebés pueden contribuir a construir mejores sistemas de IA que simulen la mente humana", explica la científica.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Un estudiante diseña unas gafas que te avisan si te quedas dormido al volante

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad