"Yo no soy ministro. Si esto se hubiera producido cuando yo era ministro, es evidente que tendría que haber dimitido en el momento, más allá de tener responsabilidades de cualquier tipo, pero soy diputado ahora, y en el ámbito de mis funciones no tengo ninguna responsabilidad sobre eso". Con estas palabras, el exministro y actual diputado socialista José Luis Ábalos se defendió este sábado en laSexta Xplica, programa en el que trató de forma exclusiva el 'caso Koldo' y su relación con el escándalo, así como las consecuencias.

En declaraciones a José Yélamo, Ábalos recordó que no está "en esta causa como imputado ni investigado". "Seguramente, si hubiera algún indicio, ahí estaría", añadió el parlamentario, precisando que "ministro y diputado no es la misma responsabilidad". Ábalos apuntó que lo que ahora se plantea es que se "quede inhabilitado políticamente por confiar en personas" que le "decepcionaron", y que ello le "inhabilita de por vida" porque queda "estigmatizado".

Sin embargo, en el mismo programa Ábalos ya abrió la posibilidad a renunciar a su escaño si tiene "que hacer una actuación positiva para ejemplaridad la vida pública". Una acción que, hasta el sábado, tal y como afirmó, ni Pedro Sánchez ni nadie dentro del PSOE le ha pedido que haga por el momento. "Soy una pieza insignificante. Yo no soy nada ahora mismo, no soy nada ahora mismo, soy un mero diputado. Están apelando a otros responsables. Hay que tener demasiada paciencia para aguantarlo", añadió Ábalos.

No se ha lucrado

El exministro quiso recordar en laSexta Xplica en ningún momento se ha beneficiado de este escándalo. "Lo que no he hecho es lucrarme. Yo no me he comprado un piso en Chamberí, que vale más de un millón, tengo el mismo piso en Valencia desde 1987". Llevo toda la vida en política, otros llevan menos que yo y tienen un gran patrimonio. Si hubiera comprado un piso en Chamberí, ¿no hubiera levantado suspicacias? ¿Cómo me estarían tratando? ¿Entonces por qué ese trato tan distinto?", se preguntó.

E insistió en su inocencia: "No me he lucrado en absoluto, siempre he dado la cara por un proyecto y he sido engañado y decepcionado, ¿tengo que pagar el tributo final mientras veo cómo otros se ríen y hablan de la lucha contra la corrupción teniéndola en casa?". "Está demostrado e incluso investigado que no me he lucrado", atajó. Asimismo, entró en detalles sobre la relación con Koldo García, principal investigado de la trama y cuyo pasado negó conocer.

"A mí lo que me constaban eran sus distinciones policiales y su reconocimiento de la Guardia Civil. Tenía varios reconocimientos que sí que vi en el currículo", resaltó Ábalos, que habló así de su vínculo con García: "A mí me llega cuando yo no soy ministro, me llega cuando soy secretario de Organización. Él es un militante de Navarra y él empieza a trabajar conmigo de conducción y seguridad en el partido. En agradecimiento a su dedicación porque es una persona muy entregada, cuando soy ministro me lo sigo llevando para las tareas de acompañamiento".

Ábalos sí reconoció que sabía que Koldo García amenazó al alcalde de León, también del PSOE, y que actuó en consecuencia. Yo le recriminé. De este comportamiento concreto me acuerdo yo perfectamente de que me enteré al término de la visita por la radio porque le faltó a este hombre tiempo para decirlo. Le pregunté: '¿Tú has dicho esto? ¿tú te crees que se puede ir así por la vida?'". El diputado reconoció que sí le preocupaban algunas de las advertencias que ya le habían hecho sobre García.

Del mismo modo, Ábalos constató no tener "ninguna relación" con la empresa que compró las mascarillas en las que presuntamente habría habido 'mordidas', ni conocer al presunto cabecilla de la trama, Juan Carlos Cueto: "No le pongo ni cara". Pero sí aprovechó para explicar los motivos que llevaron a la cartera a contratar a la empresa, de la que dijo que "tenía lo más importante, depositó una fianza al Ministerio". "Tuvo que anticipar dinero para poder hacer el servicio y luego cuando lo hace se le devuelve la fianza, y no todas las empresas hacen eso", precisó.

En un plano más personal, el exministro aseveró que "este es el peor momento" de su vida y señaló que le llama "tremendamente la atención que quienes están presionando llevan a sus espaldas hechos peores que este". "Me parece tremendo porque parece que solo se me aplica a mí. No hace nada del caso de las mascarillas 'fake' de Madrid. Todo lo que se filtra es negativo. La querella del fiscal afirma que el proceso de contratación fue correcto. Los precios que se pagaron fueron correctos y menores de los que pagaba la Comunidad de Madrid. Yo no estoy acusado de nada", concluyó.