"Isabel Díaz Ayuso lo que tiene que hacer es cumplir con sus obligaciones y competencias", es el mensaje que ha enviado Mónica Oltra a la presidenta de la Comunidad de Madrid, que se ha mostrado crítica con la gestión del Gobierno central sobre la pandemia de coronavirus.

Para la vicepresidenta de la Comunitat Valenciana es necesario que "en vez de estar criticando, el Partido Popular se diriga a sus presidentes autonómicos para que se pongan las pilas". Asimismo, ha recordado que las competencias en Sanidad y en Educación la tienen las comunidades autónomas.

Preguntada por las críticas al Ejecutivo de Pedro Sánchez, ha cuestionado los cambios de opinión de Isabel Díaz Ayuso. "Antes pedía que se acabara el estado de alarma y que se pudiera salir a la calle, ahora pide que vuelva" esta medida, ha señalado.

Antes pedía que se acabara el estado de alarma y que se pudiera salir a la calle, ahora pide que vuelva"

Además, Oltra ha señalado que la Comunitat Valenciana "tiene más rastreadores que la Comunidad de Madrid", a pesar de la diferencia poblacional. "Tenemos más rastreadores y pagados, no son voluntarios", ha destacado al respecto.

Respecto a la vuelta al cole, considera que si algunas regiones no tienen un plan para la reanudación de las clases presenciales "no es culpa del Gobierno de España" porque en la "Generalitat Valenciana sí hay un protocolo".

En este sentido, la vicepresidenta valenciana ha "habido un acuerdo con sindicatos, asociaciones de padres y madres, la escuela privada y concertada y profesores".

En este plan se recoge la contratación de 4.500 profesores nuevos para la escuela pública y una inversión de 26 millones de euros para la escuela concertada. Además, se comprarán 1.100.000 mascarillas y se garantizará que en Infantil y Primaria no "haya más de 20 alumnos por aula y solo entre un tutor para interactuar con los niños".

En cuanto al acoso sufrido por Pablo Iglesias e Irene Montero durante sus vacaciones, ha dicho que no se puede comparar esto con los escraches porque "ir a señalar a la gente y amenazarla no es democracia, está fuera de los valores democráticos". "Hay que abordar este debate desde un punto de vista democrático, a mí me parece un escándalo", ha apuntado.