El ministro de Consumo y secretario federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha hablado en laSexta Noche sobre la división que hay en el Gobierno en lo referente a la subida de impuestos a las grandes fortunas. En este sentido, Sánchez descarta aprobar el impuesto a las grandes fortunas que defiende Unidas Podemos.

Garzón ha afirmado que "este es un Gobierno de coalición y, por lo tanto, es enormemente comprensible que haya matices y diferencias en aspectos concretos que después se debaten y se concretan en medidas". "Nosotros asumimos una realidad y es que necesitamos hacer valer el artículo 31 de nuestra Constitución que dice que el sistema fiscal debe ser progresivo y tiene que pagar más el que más tiene", ha defendido el ministro de Consumo.

Sin embargo, Alberto Garzón ha dicho que "eso en nuestro país ahora no está funcionando como dijo el presidente y como todo el mundo ha sido consciente en los últimos años". "Las grandes fortunas o empresas no están pagando los impuestos que deberían pagar, no desde un punto de vista moral, sino que hay hasta mecanismos para evitar pagar esos impuestos", ha criticado.

El esfuerzo adicional no puede venir de los más humildes que pagamos la crisis anterior"

Alberto Garzón

Así, el portavoz del Ministerio de Consumo ha manifestado que "en estos momentos tenemos una necesidad extraordinaria que se suma a las necesidades estructurales y necesitamos un esfuerzo adicional y ese esfuerzo no tiene que venir de la clase trabajadora, la gente más humilde que pagamos la crisis anterior, sino que tiene que venir de quien más dinero tiene para hacer valer la Constitución".

Por este motivo, para Garzón es necesaria "una reforma fiscal y ahí es en lo que se está debatiendo", aunque ha subrayado que "está claro que la dirección tiene que ser cumplir ese artículo 31 de la Constitución, con mayor progresividad fiscal".

En la crisis de hace diez años se rescataba a las empresas, pero se recortaba en lo público"

"Luego las figuras concretas están bajo debate y naturalmente cada partido tenemos nuestras propias preferencias, pero después nos pondremos de acuerdo y será por el bien de una mayoría social que esta vez no la que está pagando las crisis a diferencia de las crisis anteriores", ha defendido el ministro, al tiempo que ha puesto como ejemplo la crisis "que vivimos hace diez años cuando en la que se rescataba a las empresas, pero se hacían recortes en lo público y se bajaban los salarios". "Esta vez hemos desplegado un escudo social y esto necesita financiación", ha afirmado.