Se cumplen 27 días sin pistas de las dos niñas desaparecidas en Tenerife junto a su padre, Tomás Gimeno, sin saber dónde y cómo están Anna y Olivia. Casi un mes, en el que su madre no ha dejado de compartir vídeos para que nadie se olvide de ellas y para que cualquiera pueda ayudar a encontrarlas.

Mientras, la investigación sigue su curso y se van conociendo novedades. El presidente de SOS desaparecidos, Joaquín Amills, ha explicado que a la actual pareja del padre le llegó un sobre con una pequeña cantidad del dinero, comparada con la cifra que él se llevó en efectivo.

Y no solo eso, al parecer, el 27 de abril Gimeno habría regalado su lancha y su moto a dos amigos y arreglado los papeles de uno de sus coches para dejárselo a sus padres. "Eso nos dice que no se quería suicidar, porque si lo quieres hacer, no te tomas tantas molestias con tus cosas", señala Amills.

Lo que sí que demuestran estos hechos es que lo tenía todo planeado y que no pretendía devolverle las niñas a su madre, Beatriz, pues como explica Amills, todas las veces que habló con ella esa noche, el padre le dijo que se iba a ir lejos con las niñas.

El porqué sigue siendo una de las incógnitas, aunque en este caso hay muchas más. Desde qué pasó con las niñas tras abandonar la casa donde se las vio por última vez, hasta si Gimeno se llevó ropa o juguetes de las pequeñas. Algo que sería esperanzador y que los investigadores ya deben conocer tras las inspecciones de la semana pasada.

Con todo, la búsqueda no cesa y a partir de finales de semana, los investigadores contarán con una ayuda extra: un sonar y un robot marino que han salido hoy de Ferrol y que pueden ser claves para averiguar dónde están Anna y Olivia.