"Yo era un chaval completamente normal, no daba problemas en el colegio ni era conflicto", explica este neonazi arrepentido cómo 14 años comenzó a cambiar su ideología tras ver un documental sobre Hitler. Pero, ¿cuál es el momento en el que tiene la sensación de que ya pertenece a un grupo neonazi?

"Cuando me rapo la cabeza, cuando me compro mi cazadora Bomber, me pongo mis botas, únicamente hablo del Ejército alemán...", explica el joven, que destaca que no era consciente de ello. Incluso, afirma cómo le cambió el carácter: "No me había vuelto violento, pero sí más agresivo, perdía rápido la paciencia".

"Era más irascible. Siento tocar este cliché porque a mí me tocaba mucho las narices cuando estaba dentro de ese mundo. Que se nos presentarse como personas violentas, porque, de alguna manera, nosotros nos autoconvencemos de que no lo somos", detalla.

"Metí mi arma en la boca y solo pensaba en Hitler"

Un neonazi arrepentido recuerda con Jordi Évole cómo fue ese día que llegó a tocar fondo y estuvo a punto de quitarse la vida tras salir de la burbuja nazi: "Me he arrepentido muchas veces de no apretar el gatillo".