La Unión Europea y la farmacéutica AstraZeneca están inmersas en una disputa por el retraso de sus vacunas contra el coronavirus. Bruselas pide a la empresa que le entregue parte de las dosis fabricadas en Reino Unido, pero, ¿tiene realmente margen de actuación para presionar al laboratorio?

El economista Miguel Sebastián ha explicado la situación en Al Rojo Vivo con un símil futbolístico, comparando este pulso entre la UE y la empresa con el mercado de fichajes.

"Imagínese un equipo de futbol que tiene una buena estrella futbolística y llega a un acuerdo con esa estrella para que se quede, un acuerdo que es razonable para el club, porque a esta estrella futbolística no le estaba yendo muy bien", ha apuntado.

"Llega a un acuerdo que es favorable para el club y de repente le empiezan a tirar los tejos a este jugador de fútbol de otros clubs. Lo lógico es que el jugador diga 'es que no me apetece jugar, me lesiono'... lo que está queriendo es una revisión del acuerdo", ha resumido el exministro de Industria.

A juicio de Sebastián, lo que ha ocurrido es que la Comisión Europea "ha jugado muy bien su baza" de ser "un enorme comprador que representa a 440 millones de clientes" para conseguir un precio ventajoso. Sin embargo, ha señalado, "ellos tienen otras ofertas ahora y quieren revisar el precio".

"Probablemente quieran una revisión del contrato al alza. Si es algo razonable creo que se puede hacer, lo otro es meternos en una guerra de tipo comercial", ha advertido el experto, que no obstante confía en que "al final habrá algún tipo de acuerdo".