Pensando que el dependiente de un bazar chino no le iba a entender al pedir un pulverizador de agua, Pablo buscó una imagen del producto en cuestión y se la enseñó al hombre que estaba tras el mostrador.

Al ver la fotografía, rápidamente el dependiente le asintió y le contestó algo que este desarrolador web y aficionado a la fotografía no esperaba.

Asombrado por la sorprendente respuesta que recibió, el joven lo ha querido contar a través de su cuenta en la red social Twitter.

"Les he enseñado esta foto para evitar preguntar por un 'flusflús', con todo lo awkward del palabro, la barrera lingüística y todo eso. 'Ah, un flusflús', me ha dicho. Y hay quien dice que no se integran", ha contado.

Pablo ha querido mostrar cómo están de integrados los asiáticos en nuestra sociedad destacando que hasta conocen determinadas palabras que no se encuentran ni en el diccionario español.

La publicación ha sido compartida en cuestión de horas por miles de seguidores. Aunque, como es habitual en Twitter, ha generado debate sobre el nombre que da la gente a lo que no deja de ser más que un simple pulverizador.

 

 

A lo que se suma que algunos usuarios han respondido al tuit contando otras anécdotas similares que les han ocurrido a ellos.