Una mujer de 60 años de Guadalajara ha sufrido graves quemaduras en los glúteos tras sentarse sobre ácido en un asiento de un autobús público que se dirigía desde Ambite hasta Madrid.

María Luisa ha explicado a Espejo Público que notó un ardor en sus glúteos al sentarse y una de las viajeras la ayudó a limpiarse haciendo uso de un pañuelo el supuesto ácido que había penetrado en su pantalón. Tras ello, se bajó en Arganda del Rey y tuvo que avisar a los equipos de emergencia.

La mujer sufría quemaduras de tercer grado y tuvo que acudir hasta el hospital de Arganda del Rey para realizarse un injerto en las zonas necrosadas.

Las quemaduras con necrosis que sufrió la afectada | Antena 3

Las heridas que sufrió la mujer, tras haber sido tratadas | Antena 3

María Luisa ha asegurado que el asiento no parecía manchado ni desprendía ningún olor que le hiciera sospechar. Además, tardó el notar el ardor.

La empresa ha defendido que el conductor se hizo cargo de atender a la pasajera, y que, tras una revisión, no observaron nada en el asiento, ni líquidos ni manchas. Unas manchas que sí se pueden observar en el pantalón de la afectada.

"El conductor es una persona extraordinaria, pero desde la compañía cuando yo llamo desde el ambulatorio, una mujer me dice que ya me llamarán, después me dicen que vuelva otro día, y después vuelven a decirme que ya me llamarán", ha reivindicado la pasajera.