David Soler, el asesino confeso de Wafaa Sebbah, ha salido del cuartel de la Guardia Civil en Carcaixent esta misma mañana esposado y custodiado por más de seis agentes para trasladarse a la finca familiar a 15 kilómetros de Carcaixent donde la Guardia Civil comenzó ayer un registro con un georradar y un equipo canino, y donde se sospecha que pudo acabar con la vida de la joven.

En el camino al coche patrulla se han podido oír gritos de "asesino" y "criminal". "A ver si te pudres en prisión", ha espetado una de las personas que han acudido a la salida del cuartel.

Según ha podido saber laSexta, la Guardia Civil ha trasladado al detenido para que estuviera presente durante el registro; sin embargo, el acusado se ha negado a colaborar y se le ha trasladado de nuevo al cuartel, mientras que este mismo sábado pasará a disposición judicial.

Se trata de una inspección que ya se inició el jueves, y que fue suspendida por las condiciones meteorológicas, y porque el detenido afirmó que allí no estaba el cadáver de la joven, que posteriormente fue hallado en el pozo de otra de sus fincas. No obstante, los agentes sospechan que el asesino confeso pudo acabar con la vida de la víctima en el lugar donde hoy se realiza un nuevo registro. En esta ocasión, la Benemérita utilizará drones, pero no una unidad canina.

Por el momento, aún se espera a la confirmación oficial de la identidad del cuerpo. Los restos humanos que previsiblemente pertenecen a la joven desaparecida Wafaa Sebbah están muy deteriorados y tendrán que precisar de un análisis genético para su completa identificación.

Los agentes tratan de determinar la causa de la muerte, aunque el estado del cadáver podría complicar las labores. Además, el asesino confeso ha insistido en que no fue una muerte violenta.

El cadáver fue encontrado en el interior de un pozo hallado en una de las fincas privadas de la familia de David Soler, su presunto asesino. Fue él quien confesó el crimen y condujo a la Benemérita hasta los restos de la joven un día después de ser detenido en Manuel, una localidad aledaña, en relación con el caso.

¿Qué se sabe del caso?

Wafaa, nacida el 24 de enero del año 2000, residía en Carcaixent y desapareció a finales de 2019. Fue su madre quien interpuso la denuncia por su desaparición el 29 de noviembre de hace dos años.

David Soler fue detenido el pasado miércoles en la localidad aledaña de Manuel por su posible relación con el caso y, aunque en un principio guardó silencio, en la jornada del jueves confesó el crimen de la joven de 19 años y condujo hasta donde se halló su presunto cadáver, un pozo de regadío de 20 metros de profundidad ubicado en una de sus fincas familiares a 15 kilómetros de Carcaixent.

El asesino confeso es un individuo de nacionalidad española de 30 años con diversos antecedentes policiales, especialmente por delitos graves de violencia machista, según ha informado la Benemérita en un comunicado.

En su momento, el caso de la desaparición de Waffa Sebbah se relacionó con el de Marta Calvo, pues la desaparición de esta joven de 25 años se produjo el 7 de noviembre en la localidad de Manuel tras mantener una cita con un hombre al que conoció en una plataforma de contactos por Internet, autor confeso de su desaparición. No obstante, el por entonces delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, afirmó que la Guardia Civil contaba con una línea de investigación "clara" y diferente y descartó la vinculación de ambos casos.