Maëlle, una joven belga de 17 años, ha muerto a causa del síndrome de shock tóxico, una infección que en este caso se desencadenó por el uso de un tampón.

Según informaron periódicos locales como Sudinfo, la adolescente originaria de Charleroi comenzó con una fiebre alta y náuseas, lo que alertó a sus padres, quienes la llevaron de urgencia junto al médico de guardia. "Le diagnosticaron una gripe gastrointestinal", explica la madre de la fallecida, Laurence, que ha dado una entrevista a un medio local al que afirma que "esto no debe volver a ocurrir".

Tras este primer diagnóstico, el estado de Maëlle empeoró y tan solo un día después empezó a tener problemas de vista, situación que hizo que los padres llamaran a una ambulancia. Una vez en el hospital, el diagnóstico se mantuvo y los médicos les aseguraron que no debían preocuparse.

Sin embargo, su estado de salud no mejoraba y Maëlle entró en un estado de deshidratación severa, motivo por el cual es trasladada a cuidados intensivos de otro hospital, donde finalmente le diagnosticaron el síndrome de 'shock tóxico'. Pero ya era demasiado tarde.

"Hoy quiero informar para que lo que hemos pasado no vuelva a suceder, para que todo el mundo pueda tener en cuenta el posible diagnóstico de shock tóxico", estas fueron las declaraciones que hizo Laurence, la madre de la joven en una entrevista a un medio local con la intención de concienciar a todo el mundo. "Sobre todo a lo médicos", explicó la mujer afirmando que esta enfermedad "no es tan rara" y no se conoce lo suficiente.

Los padres de la joven publicaron en Facebook un emotivo mensaje para despedirse de su hija: "Mi ángel, mi orgullo se ha ido a las estrellas. Tú que soñaste con viajar por el mundo, estás en un viaje muy largo".

¿Qué es el síndrome de 'shock tóxico'?

El síndrome de shock tóxico es una infección muy grave pero poco frecuente, causada por una toxina producida por algún tipo de bacterias estafilococos. Se trata de una emergencia médica. Por eso, es importante saber cómo prevenirla y a qué señales se debe estar atento.

En un principio, el síndrome de shock tóxico estaba ligado al uso de tampones súperabsorbentes, pero debido a las investigaciones se crearon mejores tampones y mejores hábitos de uso, como cambiarlos con frecuencia. Como consecuencia, la cantidad de casos de síndrome de shock tóxico se redujo drásticamente.

En la actualidad, aproximadamente la mitad de los casos de síndrome de shock tóxico están relacionados con la menstruación. Pero también se puede dar esta enfermedad, con infecciones cutáneas, quemaduras o incluso después de una cirugía y no solo afecta a las mujeres, puede afectar a niños y hombres.

Esta infección empieza de manera repentina, con frecuencia acompañado de fiebre elevada, caída rápida de la tensión arterial (con sensación de desfallecimiento o desmayo), vómitos, dolor de cabeza, erupción en la piel, similar a una quemadura por sol, en cualquier parte del cuerpo, incluidas las palmas de las manos y las plantas de los pies y dolores musculares entre otros.

Para prevenir este síndrome, los médicos recomiendan usar tampones con la mínima absorción y cambiarlo cada cuatro u ocho horas, sin superar nunca este número de horas. Además, es aconsejable el uso de compresas en lugar de tampones por lo menos una vez al día durante la menstruación.

Por último, lavarse las manos con frecuencia para no estar en contacto con las bacterias y evitar así el contagio.