Un juez ha ordenado la retirada de las imágenes que, el propio alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, aseguró, a nivel personal, que no le "gusta nada" las composición de imágenes exhibidas por la txosna. El Obispado de Bilbao presentó una denuncia ante el Juzgado, que ordenó la actuación realizada por la Ertzaintza, según han informado fuentes de la institución eclesiástica. La composición, titulada 'Carnicerías vaticanas', simulaba el despiece por trozos de carne de un Jesús en la cruz, bajo la cúpula del Vaticano, con el lema 'tomad y comed, este es mi cuerpo'.

Tras la presentación de la denuncia, el juzgado ordenó la retirada de la composición y la identificación de las personas presentes en la caseta, según han informado fuentes de la policía vasca. Una dotación de agentes de la policía vasca ha retirado el crucifijo y las piezas de 'carne' de la txosna.

El Obispado consideró que esas imágenes atentaban contra la libertad religiosa y el respeto a las personas que profesan la fe cristiana. El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, aseguró que, a nivel personal, no le "gusta nada" la composición de imágenes exhibida por la txosna.

Pero el Cristo se ha multiplicado. Otras casetas, en solidaridad, han colgado estas reproducciones modificadas del Cristo de Velázquez. Apariciones que piden libertad de expresión.

"Es curioso porque nosotros teníamos una imagen que es la que ha venido la Ertxaintxa a retirarlo y ahora, que todos tienen esa imagen en las casetas y que tanto ofendía, parece que no hay tanto problema y ahí está. Es un poco absurdo", asegura Fernando García, portavoz de Hontza Konpartsa, la asociación denunciada por el Obispado.

"La broma siempre tiene un grado de provocación. Estás buscando las vueltas a las cosas en la vida", decía un feriante. Pues en este caso, la broma es ya un desafío al juez. Y el alcalde no se ríe nada de nada. "Para pasárselo bien no hace falta meterse con nadie, que ningún bilbaíno se sienta mal", ha declarado el regidor, Juan María Aburto. ¿Volverá a denunciar el obispado? De momento se mantienen en silencio.