La Guardia Civil ha detenido a un joven de 23 años por un presunto delito de homicidio por imprudencia y siete delitos de lesiones, por la intoxicación que sufrieron siete jóvenes en Azuqueca de Henares (Guadalajara), una de las cuales falleció.

Según las primeras pesquisas, el joven había ocupado ilegalmente el local donde ocurrió el suceso con la intención de celebrar eventos en el interior y habría manipulado el grupo electrógeno que causó las emisiones nocivas que provocó la intoxicación de los adolescentes. Ya ha pasado a disposición judicial.

El suceso ocurrió en la noche del domingo 31 de octubre al lunes 1 de noviembre, cuando una chica de 15 años falleció y otras ocho personas resultaron heridas -seis jóvenes y dos guardias civiles- tras sufrir una intoxicación por monóxido de carbono, debido a la mala combustión de un grupo electrógeno, en un local de Azuqueca de Henares (Guadalajara).

Fueron los padres de la menor fallecida, preocupados porque no regresaba a casa ni le podían localizar a través del teléfono móvil, la que acudió a la Guardia Civil para informar de ello y aportaron la última localización del móvil, lo que llevó a los agentes al citado local.

Al mirar por la ventana, vieron que había gente en el interior, pero que no se movían, por lo que los guardias rompieron los cristales, entraron y se encontraron a los siete chicos y chicas inconscientes. Los dos primeros guardias que entraron también resultaron afectados por intoxicación y tuvieron que ser atendidos por los servicios médicos y dados de alta posteriormente.

Uno de los jóvenes sigue ingresado en la UCI del Hospital de Guadalajara, otros dos están en planta en este mismo centro sanitario y dos más están hospitalizados en centros de la Comunidad de Madrid.

¿Por qué el Ayuntamiento no tenía precintado el local?

Los padres de la menor fallecida no entienden por qué el Ayuntamiento, si conocía que allí había fiestas, no tapió el local. "Si yo no llego a alarmarme, ahora estarían todos muertos", ha advertido Eva Domínguez, la madre de la joven fallecida. Mientras que su marido ha asegurado que "los vecinos mismos lo pueden decir, que hay denuncias, que aquí vienen todos los fines de semana". "¿Por qué no precintan eso?", ha cuestionado en conversación con laSexta.

Si bien, desde el Consistorio aseguran que el local estaba cerrado y a la venta. "Nos consta que el local se cerró y que estaba a la venta", ha indicado David Pinillos, segundo teniente de alcalde de Azuqueca de Henares.