Las nuevas medidas restrictivas que se aplican en 37 zonas sanitarias de la Comunidad de Madrid para tratar de atajar el creciente número de contagios de coronavirus no gustan a muchos de los vecinos afectados, que solo podrán abandonar su zona para algunas excepciones como ir a trabajar, al centro educativo, al médico o a cuidar a personas dependientes.

Las personas que vivan en alguno de los seis distritos de la capital afectados —y que viajen a otras partes de la localidad— deberán acreditar sus movimientos.

laSexta se ha desplazado hasta los barrios de Ciudad Lineal y Vallecas, donde se localizan algunas de estas zonas, para conocer la opinión de los habitantes y también para comprobar cómo algunas calles han quedado dividas: a un lado del paso de cebra se aplican restricciones y al otro no.

Sin duda, el tema de conversación ha sido muy recurrente entre los vecinos y trabajadores de las zonas afectadas. "Esto parece como los guetos de los judíos. No podemos ir a tomar una cerveza a otro barrio pero sí a ponerla", explica Vidal, vecino de Daroca, zona de salud con restricciones del barrio de Ciudad Lineal.

También hay quien considera que se trata de una medida "muy clasista", por perjudicar especialmente a los vecinos de ciertos barrios del sur de la comunidad.

Quienes no viven en las zonas restringidas pero sí tienen que trabajar en ellas expresan su desconcierto frente a la medida. "Tengo que venir aquí a trabajar, pero me voy a mi casa a mi barrio y puedo llevar el virus allí", lamenta Iván, que trabaja de fontanero.

Limitaciones en los bares: sin barra y hasta las 22:00 horas

Tampoco acogen de buen agrado estas restricciones quienes regentan un bar en una zona restringida: aquí no se puede servir en barra, el aforo está limitado al 50%. y los locales deben cerrar a las 22:00 horas. Sin embargo, en muchas ocasiones basta con cruzar la calle para entrar en una zona sin restricciones donde sí se puede pedir para tomar en barra.

Marius Iunsco trabaja en una cafetería donde tienen que aplicar las restricciones: "Hemos tenido clientes esta mañana que se ha ido a otro bar por la barra", asegura.

En la zona de Numancia, en Vallecas, esta mañana las calles estaban llenas de gente, los parques cerrados y los bares abiertos. Pero los negocios se resienten.

Hay gente que no puede salir del barrio a trabajar porque no tiene contrato"

Además, los vecinos reconocen que estas medidas afectan de lleno a los más débiles, quienes trabajan en la economía sumergida. "Hay gente que no se puede mover porque no tiene contrato, no tiene manera de salir del barrio", explica una vecina.

Las reivindicaciones se suceden entre los vecinos preguntados por las medidas. Algunos apuntan a que la solución pasa por "poner menos policías y más médicos" en los centros de salud para atajar el aumento de casos de coronavirus.