Pequeños plásticos de apenas un centímetro son la herramienta perfecta para los ladrones de viviendas. Los colocan en la unión del marco y si la puerta se abre, el plástico se cae al suelo. Así saben si hay gente.

Es un método muy utilizado para marcar las casas a robar y más todavía en verano. Por eso, el servicio de Emergencias de Sevilla, a través de Twitter, ha aconsejado prestar especial atención a cualquier marca que puedan dejar los ladrones en las puertas.

En caso de detectar los plásticos, los expertos recomiendan dar la voz de alarma a la Policía y también avisar a los vecinos.

 

Además recomiendan eliminar cualquier evidencia de que no nos encontramos en casa, por ejemplo: evitar que el buzón esté lleno, no bajar las persianas y no publicar en las redes sociales si estamos ausentes y cuánto tiempo vamos a estar fuera.

Los ladrones tienen técnicas para robar que cada vez son más modernas, en la mayoría de los casos utilizan herramientas profesionales de cerrajería que se pueden adquirir por Internet por poco precio.

Por esto mismo, hay que echar un vistazo a nuestras cerraduras ya que alrededor del 80% no cuentan con las medidas de seguridad necesarias.