Lolita respondió a la pregunta de si era feminista en laSexta Noche y su respuesta no gustó a muchos, que han utilizado la red social de Twitter para criticarla e incluso insultarla. "No soy feminista. Soy un ser humanos y soy mujer, me considero muy mujer. Y entonces no me gusta la denigración ni a un hombre ni a una mujer", apuntaba la artista durante la entrevista.

Tras las críticas que recibieron estas declaraciones ha decidido abandonar Twitter. "Me voy de Twitter para siempre, no estoy para aguantar impertinencias. No sois jueces, y lo siento por los demás, pero no estoy para que me juzguen ya. No sed felices y seguid criticando que debe ser vuestra profesión", ha explicado Lolita en un contundente mensaje.

"Qué vergüenza, qué ignorancia y qué aburrimiento tenéis los que me tacháis de ignorante. Me río de vosotros. Así no entro en Twitter, vergüenza os debía de dar hablar sin saber", apunta la cantante en su despedida. Y añade en su último post: "Qué pena de Twitter, se ha convertido en una cesta de víboras aburridas. Hasta nunca".

 

Acompañando a estos duros mensajes de Twitter, la artista ha querido matizar sus palabras en su cuenta en otra red social, Instagram. En un vídeo ha defendido que igual se explicó mal en el programa de laSexta Noche: "Lo que yo quise decir es que ha movimientos feministas con los que no estoy de acuerdo. Por supuesto que estoy a favor del ser humano, a favor de la mujer y a favor de que por una vez por todas nos respeten y nos traten como nos merecemos".

Otros famosos que dejaron la red por las críticas

No es la primera vez que un personaje público opta por alejarse de las redes sociales, al menos durante un tiempo, tras sufrir críticas, insultos y comentarios reprochables en sus perfiles.

Uno de los últimos ha sido el cantante Luis Cepeda, quien tras un desafortunado comentario sobre feminismo y Afganistán por el que pidió perdón, decidió dejar la red social al no considerarla sana para su salud mental.

También la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha tomado esta determinación. "Es una red dominada por la crispación y el ruido, incluso con amenazas e insultos", explicó en su despedida.