A poco más de un mes para la Semana Santa, con una incidencia acumulada a la baja en los últimos días, las comunidades autónomas empiezan a estudiar qué hacer en estas próximas fechas para evitar una cuarta ola de COVID-19 en mayo.

La nefasta campaña para 'salvar' la Navidad ha supuesto una tercera ola letal, con un número de muertos entre enero y febrero comparable a abril, con récord de contagios y con picos de incidencia acumulada superior a los mil casos por cada 100.000 habitantes durante varios días en varios territorios.

Este miércoles, en el Consejo Interterritorial de Salud, la Semana Santa estará sobre la mesa, ya que varias comunidades han dicho que es aquí donde se debe abordar ese asunto y piden establecer un criterio común para toda España, como se hizo en Navidad.

Castilla y León

Castilla y León ya se ha adelantado y su vicepresidente, Francisco Igea, decía este lunes que preveían mantener el cierre perimetral para contener el virus más allá de la Semana Santa, a principios de abril, aunque la medida está en vigor hasta el 9 de mayo, cuando concluye el estado de alarma. No obstante, ha pedido que "haya un criterio uniforme" también en esa decisión de mantener el cierre perimetral y que no haya 17.

Sí se ha acordado aliviar a partir de este viernes algunas medidas en Castilla y León, aunque se mantiene el toque de queda a las 22.00 horas . De esta forma, cambia que toda la actividad no esencial podrá admitir su último cliente a las 21:30 horas y se flexibilizan las visitas a las residencias.

Asturias

El Principado de Asturias también ha descartado abrir la región en Semana Santa y mantendrá cerradas las salidas y entradas hasta el mes de mayo. Adrián Barbón lo explicaba hace unos días: "Asturias tiene el propósito de mantener el cierre perimetral mientras dure el estado de alarma. Y hay que pinchar el globo de si vamos a vivir la Semana Santa como la Navidad. Si queremos descender a niveles objetivos de seguridad pública hay que sacrificar la Semana Santa".

Andalucía

Desde Andalucía, por ejemplo, una de las comunidades con mayor tradición en estas fiestas, el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha indicado este mismo lunes que "todo se irá viendo". "Lo importante no es salvar la Semana Santa, sino salvar vidas", ha dicho, aunque intentando buscar en la medida de lo posible un "equilibrio" entre salud y economía.

Sobre una relajación de medidas, el consejero Jesús Aguirre ha recordado que "de forma automática" se da una desescalada con apertura de municipios y actividad esencial al bajar la incidencia de 500 o 1.000 casos o cuando el nivel de alerta sanitaria desciende de cuatro a tres y eso permite también cuestiones como la ampliación de aforos.

Comunidad Valenciana

Por su parte, desde la Comunidad Valenciana, su presidente Ximo Puig ha defendido que va a ser un momento "muy complejo" en el que no deben permitir que se pierda lo que se ha logrado hasta ahora con las restricciones. "Debe haber una posición del conjunto del sistema", ha señalado en clara referencia a las decisiones que se toman en las reuniones con Sanidad y el resto de comunidades.

Por eso, va a pedir al Gobierno de Pedro Sánchez un "gran acuerdo entre comunidades" para limitar los viajes en Pascua. "Es muy importante consolidar ahora" para avanzar más rápidamente en los próximos meses. Este lunes, la comunidad abandonaba la situación de riesgo extremo una situación en la que permanecía desde el 16 de diciembre.

Galicia

El presidente de la Xunta también se ha mostrado realista. Alberto Núñez Feijóo, que este lunes ha presentado un plan de desescalada basado en la incidencia acumulada, cree que no se puede descartar que haya que volver a cerrar en Semana Santa aunque señala que "depende de nosotros". "La meta cada vez está más cerca", insiste.

Ha dicho que "no puede prometer" que Galicia estará "en la normalidad dentro de tres meses" porque, ha admitido, no lo cree, y de hecho ha avisado de que el puente de San José (el 19 de marzo es festivo en Galicia) y la Semana Santa "no serán como nos gustaría".

Ha advertido de que la posibilidad de que haya más restricciones y una vuelta atrás en la desescalada dependerá del comportamiento individual, que puede evitar que los datos de incidencia vuelvan a empeorar.

Por ahora, ha relajado relaja las medidas, permitiendo a los universitarios volver a las aulas desde el lunes y reabriendo los centros comerciales a partir de este fin de semana en todo el territorio. Además, reabrirá la hostelería en los municipios con una incidencia acumulada (IA) inferior a 500 casos por cada 100.000 habitantes.

Castilla-La Mancha

De los territorios que permanecen cerrados, es el que más claramente ha expresado su intención de abrir en Semana Santa. Su presidente, Emiliano García-Page ha señalado que a la vista de la evolución de la pandemia en la región -que ha calificado de "extraordinaria y elocuente"- podría levantar el confinamiento perimetral en el plazo de diez días. Pretende "ir soltando la mano para ir recuperando la economía, de la mano de la salud".

Aragón

El Gobierno de Javier Lambán no se ha aventurado a avanzar qué pasará en Pascua. Por el momento, mantiene las restricciones perimetrales de la comunidad y de sus tres provincias, al menos hasta el 5 de marzo. Hasta entonces, también seguirá vigente su política de confinar aquellos municipios de más de 10.000 habitantes con una I.A a siete días superior a 250 casos por 100.000 habitantes.

Navarra

Permanece confinada desde el 22 de octubre y la próxima revisión de restricciones se hará el 11 de marzo. La presidenta María Chivite, al ser preguntada en el Parlamento Foral por la Semana Santa, dijo que "aún no podemos desescalar" y añadió que no quieren "generar falsas expectativas".

Su vicepresidente, Javier Remírez, también dijo la semana pasada que más allá de pensar en las vacaciones ahora mismo sus prioridades son luchar contra la pandemia y garantizar la vacunación. El gobierno navarro ha señalado que no tomará medidas unilaterales sobre apertura de fronteras sin contar con las comunidades vecinas.

Cantabria

El presidente, Miguel Ángel Revilla, ha afirmado que veía posible desconfinar la comunidad en Semana Santa si previamente se había vacunado a entre el 15% y 20% de la población, "Hay que ser un poco optimistas y pensar que si llegan las vacunas podamos tener desconfinada Cantabria en Semana Santa y puede generarse de este modo cierta actividad económica que redunde en el sector hostelero", dijo el presidente cántabro.

Euskadi

El lehendakari, Íñigo Urkullu, ya ha dicho que se le hacía "muy difícil" pensar que esos días pudiese haber una "movilidad indiscriminada". Además, el plan que el Gobierno Vasco presentó hace casi dos semanas habla de "espaciar las desescaladas y ajustar las restricciones en periodos de alta movilidad e interacción social", como pudiera ser Semana Santa.

En este momento, ni siquiera se permite la movilidad entre las tres provincias vascas, que siguen cerradas. Abrirán cuando se confirme una incidencia acumulada por debajo de los 300 casos por 100.000 habitantes.

La Rioja

La presidenta, Concha Andreu, ya dijo hace unos días que de momento no podían "pensar" en Semana Santa y sobre las celebraciones de esos días avanzó que "no podrá haber ninguna aglomeración". Aunque desde este lunes ha relajado algunas medidas.

Por ejemplo, ha levantado el cierre perimetral por municipios, pero lo mantiene en los límites de la comunidad, donde se podrá reanudar la actividad de los sectores no esenciales, que permanecen cerrados desde el pasado 22 de enero.

La reducción de la movilidad nocturna se fija entre las 23:00 horas y las 5:00 horas (hasta ahora era de 22:00 a 6:00 horas) y el número máximo de personas en las reuniones sociales será de seis, salvo para los grupos de convivencia estable. Los establecimientos de restauración y hostelería podrán abrir con un aforo máximo del 30% en el interior y del 75% en las terrazas, sin consumo en barra. El ocio nocturno continuará cerrado.

Región de Murcia

"No hay debate entorno a la Semana Santa", ha dicho el presidente murciano Fernando López Miras para descartar que la Región vaya abrirse. "Vamos a seguir inmersos en la lucha contra la pandemia y tendremos que mantener las medidas de seguridad sanitarias", que aconsejan las autoridades. "No vamos a generar falsas expectativas". Ha señalado que las administraciones tienen que transmitir certidumbres. El presidente regional se atrevió a afirmar que en Pascua no habrá "desplazamientos nacionales e internacionales" como en años anteriores.

Murcia, no obstante, permite desde este miércoles celebrar reuniones de hasta cuatro personas no convivientes, tanto en espacios públicos como privados, lo que incluye terrazas y domicilios particulares. Además, se levanta el cierre de la actividad no esencial a las ocho de la tarde, lo que permitirá a bares y comercios seguir abiertos hasta las diez de la noche, hora en la que comienza el toque de queda.

Extremadura

Extremadura ha eliminado el cierre perimetral de todas las poblaciones mayores de 3.000 habitantes, independientemente de su tasa de contagios. Y ha levantado el cierre de la hostelería y ha decidido permitir la apertura de los negocios de hostelería en horario de 07:00 a 18:00 horas, con uso obligatorio de la mascarilla, con una distancia de dos metros entre mesas y con un límite de aforo del 50% en las terrazas y del 40% en el interior de los locales.

El número máximo de comensales por mesa será de cuatro y estará prohibido el consumo en barra. En el interior estará prohibido que la televisión esté encendida con voz, así como que se ponga música por la probabilidad de que se incremente el riesgo de contagio por aerosoles.

Madrid

La Comunidad permanece abierta y es una de las que peores datos de incidencia registra en la Península. Sin embargo, sus medidas son las más laxas de España en lo referente a la hostelería, (permite su cierre a las 23.00 horas) el comercio o el toque de queda (de 23.00 a 7:00 horas).

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha indicado que "la pandemia nos marca el paso y hay que ser prudentes". Siempre que las condiciones epidemiológicas lo permitan, se empezarán a realizar los viajes con seguridad y en coordinación con las comunidades autónomas, ha avanzado.

Canarias, por su parte, y Baleares, están en riesgo medio, según el semáforo establecido en el Consejo Interterritorial de Salud. Para ellas, el Gobierno estudia establecer unos corredores turísticos que faciliten cierto flujo de turistas.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, prefiere optar por la prudencia: "Mi máxima preocupación es alcanzar una incidencia por debajo de los 50 casos. Hasta que no estemos hablando de esos umbrales, en la fecha que se consiga, no hay que plantearse otra cuestión". Darias descarta abrir la mano con las restricciones: "Nada de relejación de medidas, la desescalada no puede ser abrupta".