Arranca la semana clave en los ayuntamientos de toda España. A penas seis días para unas negociaciones que siguen en el aire.

En Madrid, las conversaciones entre Ciudadanos y PP se complican tras la última reunión. Begoña Villacís asegura que desde el PP "no quieren hablar de puntos de gobierno, solo de sillas", por lo que le piden "funcionar con más respeto y más seriedad".

Por su parte, Andrea Levy habla de "indecisión" en Ciudadanos: "No muestra su disposición a que haya un gobierno alternativo a Manuela Carmena a cargo del PP", indica.

Tampoco en Barcelona las aguas parecen aclararse. Los republicanos admiten falta de confianza con Colau y critican su disposición ante el PSC. "Poner Barcelona y a su ayuntamiento en una cesta de pactos y contrapactos es la peor manera de dirigir esta ciudad", defiende Ernest Maragall, el candidato a la alcaldía de Barcelona por ERC.

La alcaldesa no ceja en su empeño de que ambos se entiendan y defienden que no quieren ser "la tierra de conquista de nadie". Pero ante el veto mutuo, los socialistas la llaman a la mesa: "No tendría sentido investir a una alcaldesa que no se haya comprometido a gobernar con los socilistas previamente", explica Jaume Vollboni, concejal electo del PSC en Barcelona.

El compromiso de PP y Vox de unir fuerzas donde sumen abre sus primeras grietas en la ciudad autónoma de Ceuta, donde los populares se niegan.

En algunos municipios los pactos dependen de los acuerdos a nivel autonómico

Y por si fueran pocas, a la lista de complicaciones para negociar, se suma otra más. La de los municipios cuyos gobiernos dependen -y al revés- de los acuerdos en la comunidad autónoma. Como en Navarra, o en Murcia.

La duda sobre si Madrid se incluye en estos doble pactos siguen sin aclararla, ni Ciudadanos ni el PSOE. En marcha la cuenta atrás para resolver muchas de estas incógnitas.