Pedro Sánchez ha dado un "no rotundo" a la liberación de los 200 presos de ETA a cambio de que EH Bildu vote a favor de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Lo ha hecho en la sesión de control al Gobierno después de que Pablo Casado le preguntara por las últimas declaraciones de Arnaldo Otegi.

Y es que, el líder de la autodenominada izquierda abertzale ha puesto sobre la mesa esta posibilidad justo cuando se cumplen 10 años del fin de la actividad armada de ETA. "Tenemos 200 presos. Y tienen que salir de la cárcel. Y si para eso hay que votar los Presupuestos, los votaremos sin ningún problema. Así de alto y claro os lo decimos", ha dicho en un coloquio.

Si bien, el presidente del Gobierno ha querido dejar claro en el Hemiciclo que esto no ocurrirá. "Es un no rotundo. No hemos utilizado el terrorismo cuando existía ETA y no lo vamos a hacer ahora", ha señalado de manera vehemente en una de sus primeras intervenciones. Por su parte, María Jesús Montero ha asegurado que solo hablan "de números, al igual que con todas las fuerzas políticas sin excepción".

Así se han pronunciado después de que el líder de la oposición le pidiera al presidente que respondiera "con un sí o un no" a las declaraciones de Otegi y le acusara de "dejar atrás a las víctimas al acercar a terroristas con delitos de sangre". Asimismo, ha indicado que "no se puede pactar y blanquear a los que justifican el asesinato de 850 inocentes para seguir en el poder".

Pablo Casado también se ha referido al fin de la violencia de los etarras asegurando que "a ETA la derrotaron las fuerzas policiales y el poder judicial, no las presiones de Zapatero a Otegi". Unas declaraciones que no comparte Pedro Sánchez porque, a su juicio, esto fue "un éxito de todos", también del Partido Popular. Por ello, dice no entender "cómo la derecha no lo siente como una victoria y siempre trasladan una visión amarga de uno de los grandes logros de la democracia, como el fin del terrorismo etarra".

Precisamente, décimo aniversario del fin de la lucha armada ha estado marcado por las declaraciones del coordinador general de EH Bildu dirigiéndose a las más de 7.000 víctimas de ETA. "Transitar hacia una paz justa y duradera necesita del reconocimiento de todas, absolutamente todas, las víctimas. No nos olvidamos de ninguna de ellas. Hoy queremos hacer una mención especial y específica a las víctimas causadas por la violencia de ETA", indicó en una declaración desde el Palacio de Aiete de San Sebastián. Un mensaje que para el Gobierno es "insuficiente" porque debe ir acompañado "de hechos".