Pedro Sánchez pone en marcha este lunes una suerte de 'nueva legislatura'. Lo hace tras llevar a cabo, prácticamente de forma repentina, una remodelación de calado en la estructura del Ejecutivo, especialmente en la zona superior. Se ejecuta así una reforma que se ha llevado por delante a figuras políticas tan representativas de su equipo como hasta hace apenas unas horas lo eran Carmen Calvo, José Luis Ábalos o Iván Redondo, entre otros. Porque son ocho los dirigentes de los que ha decidido prescindir Sánchez para encarar la segunda parte de su mandato.

El desgaste político a razón de la pandemia y las tensiones internas han servido al presidente de pretexto para aplicar cambios de relevancia con los que plantea no solo iniciar un nuevo proyecto, sino también marcar un punto de inflexión en su propia forma de gestionar y proceder como líder del Ejecutivo: nadie es imprescindible. Con este nuevo planteamiento queda claro el interés de Sánchez por dar más protagonismo en el Gobierno a un PSOE que ve con buenos ojos esta nueva era, que destaca al mismo tiempo por una mayor apuesta "feminista" con carácter joven y acento municipalista. Los nombres y trayectorias de los nuevos líderes avalan al menos la intención.

Porque este se ha convertido el Gobierno con más mujeres en el poder desde que nació nuestra democracia. Más allá, el de Sánchez ha pasado a ser el Ejecutivo con más presencia femenina de toda Europa. En concreto, un 63% -14 ministras frente a siete ministros y un presidente-, porcentaje que protagonizan, al margen de las ya conocidas, cuatro nombres que darán mucho de qué hablar en los próximos meses: Pilar Alegría, Diana Morant, Isabel Rodríguez, Pilar Llop y Raquel Sánchez.

A Rodríguez (1981), que escasos días atrás aún seguía siendo alcaldesa de Puertollano (Ciudad Real), Sánchez le ha encomendado la tarea con mayor visibilidad de cuantas se han reestructurado: la de dirigir el Ministerio de Política Territorial y ser, al mismo tiempo, ministra portavoz. Rodríguez, que desde bien temprano ha estado vinculada al PSOE, fue entre otras cosas secretaria general de la Comisión Ejecutiva Provincial de Juventudes Socialistas de Ciudad Real, y en las elecciones de 2004 obtuvo un escaño al Senado por Ciudad Real, convirtiéndose así en la senadora más joven de la historia de España.

Isabel Rodríguez, Raquel Sánchez y Diana Morant, tres alcaldesas para tres ministerios

En una posición similar se encuentra la alcaldesa de Gavà (Barcelona). Raquel Sánchez (1975), militante del PSC desde 2003, pasa a ostentar la cartera de Transportes y Agenda Urbana. Muy unida también al socialismo, en 2012 fue escogida primera secretaria del PSC de Gavá y, además, es miembro de la Comisión Ejecutiva del PSC del Bajo Llobregat y del Consejo Nacional del PSC. Como Sánchez y Rodríguez, Pilar Alegría (1977) también ejemplifica el viraje de Sánchez en un claro guiño hacia el partido. Alegría, hasta ahora delegada del Gobierno en Aragón y nueva ministra de Educación, formó parte como vocal de la Ejecutiva Federal del PSOE, ejerció como secretaria de Educación en la Ejecutiva Regional del PSOE de Aragón y fue nombrada secretaria de organización del PSOE-Aragón, entre otros cargos.

En esta línea, Diana Morant (1980), alcaldesa de Gandía y ya ministra de Ciencia e Innovación, Inició su carrera política en el PSOE en junio de 2011, cuando aún no había cumplido ni 21 años, y ha ido escalando puestos en el partido a lo largo de la última década. Queda mencionar a Pilar Llop (1973), quien hasta este mismo lunes presidía el Senado y que también mantiene desde hace años una fuerte relación con el PSOE; relación que la llevó a participar como número 8 en la lista electoral de Ángel Gabilondo para ganar las elecciones en Madrid en 2015 o a ser nombrada Delegada del Gobierno para la Violencia de Género sustituyendo a María José Ordoñez.

Rodríguez, Morant, Alegría, Sánchez y Llop se suman a perfiles femeninos de sobra conocidos en el Gobierno de Pedro Sánchez que aún mantienen su puesto: Nadia Calviño, ministra de Economía y ahora vicepresidenta primera; Yolanda Díaz, ministra de Trabajo y segunda vicepresidencia; y Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica y vicepresidenta tercera -con esta remodelación, las tres dirigentes suben un peldaño tras la marcha de Calvo y desaparece la cuarta-. Margarita Robles seguirá a los mandos del Ministerio de Defensa, Irene Montero hará lo mismo con Igualdad y lo mismo sucede con Ione Belarra (Derechos Sociales), Reyes Maroto (Industria) y Carolina Darias (Sanidad).

Por otra parte, tres son los nuevos rostros masculinos que se unen a Sánchez: Óscar López, que asume la Jefatura del Gabinete de Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, que se hace cargo del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática (MPR), y José Manuel Albares, que lidera la cartera de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. Junto a ellos también se mantienen Fernando Grande-Marlaska (Interior), Miquel Iceta (que pasa de Política Territorial a Cultura y Deporte), Luis Planas (Agricultura, Pesca y Alimentación), José Luis Escrivá (Inclusión, Seguridad Social y Migraciones), Alberto Garzón (Consumo) y Manuel Castells (Universidades).

Adiós a los ministros que elevaron a Sánchez

Los que entran... por los que salen. Porque la llegada de estos nuevos dirigentes ha supuesto la marcha de otros tantos, entre ellos la de tres pesos pesados de los que, si bien podrían figurar en alguna quiniela eventual, no se esperaba su 'adiós' tan pronto. Ejemplo claro es el de Carmen Calvo, de quien se dice que enseñó a Sánchez el funcionamiento de la Moncloa. Como legado, la ex vicepresidenta primera deja una nueva Ley de Memoria Democrática, los jardines del Pazo de Meirás abiertos al público o un papel clave en la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídosm. Pero también notorios desencuentros con otros miembros del Gobierno, especialmente con Irene Montero a colación de la ley trans.

Otra marcha que sorprende tanto como la de Calvo es la de José Luis Ábalos, que además de abandonar el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana también deja la Secretaría de Organización del PSOE. Su visita a la vicepresidenta de Venezuela en el aeropuerto de Barajas, que primero negó, le pasó factura. Ábalos sale sin haber podido presentar la Ley de Vivienda, enrocada por la falta de consenso con Unidas Podemos. Tampoco hay que obviar a otro de los incondicionales del ya antiguo Gobierno, Iván Redondo, aunque en este caso su fin como jefe del Gabinete de Presidencia ha sido por voluntad propia. A Sánchez se le ha ido su mano derecha, quien le aupó en las primarias socialistas. El constructor de la exitosa estrategia que le ha llevado a la Moncloa -no sin grandes esfuerzos-.

A los líderes anteriormente mencionados se unen Arancha González Laya, exministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, muy marcada por la crisis institucional que mantiene España con Marruecos a raíz de la acogida de Brahim Ghali, el líder del Frente Polisario gravemente enfermo de COVID-19 que fue tratado en un hospital de La Rioja; Isabel Celaá, exministra de Educación que sacó adelante la última reforma en este sector, la LOMLOE, por la que fue duramente criticada por la oposición y entre la propia comunidad educativa; Juan Carlos Campo, que se marcha del Gobierno sin lograr desbloquear las negociaciones para la renovación del CGPJ y como uno de los protagonistas absolutos en la concesión de los indultos a los presos del procés.

No son los únicos. De forma quizá más discreta, aunque de igual manera, abandona sus cargos el hasta ahora ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque. El astronauta e ingeniero aeronáutico, que ya avisó que lo suyo en la dirección de un país iba a ser algo "temporal" y breve, pone fin su responsabilidad al frente de esta cartera dejando como legado un aumento de la inversión de hasta el 60% en su terreno. También José Manuel Rodríguez Uribes, hasta este sábado titular de la cartera de Cultura y Deporte, se sitúa en la puerta de salida, no sin una mochila llena de reproches hacia su gestión en ambos campos durante la pandemia y con la frustración de no haber podido completar los proyectos previstos para su mandato.

Actos de intercambio de las carteras ministeriales

10:30 horas. Ministerio de Política Territorial

Miquel Iceta - Isabel Rodríguez

11:00 horas. Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática

Carmen Calvo - Félix Bolaños

11:30 horas. Ministerio de Educación y Formación Profesional

Isabel Celaá - Pilar Alegría

11:45 horas. Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

José Luis Ábalos - Raquel Sánchez

12:00 horas. Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación

Arantxa Gonález Laya - José Manuel Albares

12:15 horas. Ministerio de Cultura y Deporte

José Manuel Rodríguez Uribes - Miquel Iceta

12:30 horas. Ministerio de Ciencia e Innovación

Pedro Duque - Diana Morant

12:45 horas. Ministerio de Justicia

Juan Carlos Campo - Pilar Llop

13:30 horas. Ministerio de Función Pública al Ministerio de Hacienda y Función Pública

Miquel Iceta - María Jesús Montero