Hacienda afirma estar trabajando en la revisión del precio de las mascarillas. "Se trata de asegurar el abastecimiento que tiene el mercado y establecer un precio que sea accesible para todos los ciudadanos. Sea vía IVA o vía revisión de precios, como estamos trabajando en este momento", ha explicado la ministra María Jesús Montero tras el Consejo de Ministros.

El Gobierno, en palabras de la ministra, está en contacto con la Comisión Europea. "Ha habido diferentes países que han anunciado que querían bajar las mascarillas de venta al público. Pero, en ese caso, la directiva es diáfana y clara respecto a la imposibilidad de bajar el precio de las mascarillas", añade Montero, que defiende que los estados miembros están reclamando a la CE si sancionará a esos países o permitirá a todos los miembros hacer uso de esa bajada de precio.

No obstante, y pese a ser partidario de ir todos "en la misma línea", el Ejecutivo afirma que si las conversaciones no llegan a buen puerto y no se establece un paréntesis en esa normativa, todos los ministerios implicados trabajarán para la revisión del precio. Montero ha recordado también que el Gobierno dejó exentas de IVA a las mascarilla que se emplean en los hospitales, "una medida que provocó un ahorro importante a las comunidades autónomas".

Lo cierto es que en España se paga el IVA máximo por un bien que ahora mismo no es sólo necesario para frenar el coronavirus, sino también obligatorio. Así, ante situaciones excepcionales, tocan medidas excepcionales. Y no sería el primero. Nuestros vecinos portugueses, con otro presidente socialista, ya lo han hecho. Allí, las mascarillas pagan un 6% de IVA gracias a esa reforma de ley. Además, la ley del lucro portuguesa limita el beneficio que se puede obtener de cada mascarilla, por eso hay españoles que se acercan a Portugal en busca de mascarillas baratas.

4.000 euros al año en una familia media

Con un IVA del 21%, como un bien de lujo, una familia española de cuatro miembros gastará alrededor de 4.000 euros al año para cumplir con las normas básicas de las mascarillas. Eso implica que las mascarillas quirúrgicas se tienen que usar un máximo de cuatro horas. El mismo IVA que tienen productos como el tabaco y las bebidas alcohólicas, tiene la gasolina, la ropa, los pañales, la luz o el teléfono. Así como servicios básicos como la peluquería o las funerarias.