El Ministerio de Consumo de Alberto Garzón se ha quedado a medio camino en la regulación de las actividades del juego. Y es que, a pesar de que la nueva ley no permitirá utilizar a famosos o mensajes emotivos en los anuncios de este tipo, los equipos de fútbol podrán seguir llevando camisetas patrocinadas y los eventos deportivos que se celebren a partir de las 20:00 horas podrán emitir publicidad sobre juego.

Unas medidas que no son suficientes para algunas asociaciones y colectivos porque el titular de Consumo siempre ha defendido la necesidad de luchar contra las casas de apuestas y el juego por su influencia en la salud pública. "El juego ocasiona problemas extremos, como la ludopatía", se ha convertido en "un problema de salud pública y hay que intervenir para reducirlo", así se pronunciaba el ministro hace apenas un mes en 'El Objetivo'.

"Hay empresas que van a perder dinero y asociaciones que no estarán de acuerdo"

Sin embargo, ahora parece haber relajado su postura respecto a estas actividades y se ha justificado asegurando que "el perjuicio sería mayor" si se optara por "una prohibición total". "Si optáramos por una prohibición total, podríamos tener una medalla ahora pero dentro de dos años el perjuicio sería mayor y esta política pública podría ser tildada de fracaso. Queremos erradicar el problema", ha asegurado durante una comparecencia en la sede del Ministerio de Consumo.

"Esto no va a contentar a todo el mundo. Hay empresas que van a perder mucho dinero y van a poder expandirse menos y hay asociaciones a las que no les parezcan oportunas las medidas, pero tenemos una posición política y nos debemos a nuestro programa", ha señalado haciendo referencia a las medidas impulsadas.

Preguntado por los colectivos que se estaban manifestando por la tibieza de su legislación, ha destacado que respeta las protestas porque son "un ejercicio democrático", pero recuerda que "el real decreto no lo conocen". "A mí me parece que siendo una noble causa está desenfocada (...) Lo razonable es conocer el contenido, si uno habla de los rumores, el debate no es serio", ha sentenciado.

El titular de Consumo se ha preguntado, además, "qué se esperaba después de cinco años de ausencia de regulación". Y, en este sentido, ha apuntado que está legislando sobre algo que "no se ha hecho nunca", lo que a su juicio "es un avance de gigantes".